jueves, 6 de mayo de 2021

Arzobispo es contundente: Católicos que apoyen el mal llamado "derecho" al aborto NO deben comulgar.



El 1 de mayo, comienzo del mes de María, el arzobispo de San Francisco, EE.UU., Mons. Salvatore J. Cordileone, publicó una Carta Pastoral sobre la dignidad requerida para recibir la Sagrada Comunión.

“Es fundamentalmente una cuestión de integridad: recibir el Santísimo Sacramento en la liturgia católica es abrazar públicamente la fe y las enseñanzas morales de la Iglesia Católica y desear vivir de acuerdo con ellas”, escribió el prelado. “Todos fallamos de muchas maneras, pero hay una gran diferencia entre luchar por vivir de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia y rechazar esas enseñanzas”.

“Según la disciplina y la enseñanza tradicional de la Iglesia, la cooperación formal y material con el mal, como el aborto, es un impedimento para recibir la Sagrada Comunión”.

“El principio de nuestra fe es claro: los que matan o ayudan a matar al niño (aunque se opongan personalmente al aborto), los que presionan o alientan a la madre para que se practique un aborto, que lo pagan, que brindan ayuda económica a las organizaciones que practican abortos, o que apoyan a candidatos o legislación para hacer del aborto una ‘opción’ más fácilmente disponible están cooperando con un mal muy serio ”, dijo el Arzobispo Cordileone. “La cooperación formal y material inmediata con el mal nunca está moralmente justificada”.

Defendiendo el derecho a la vida

“El derecho a la vida es, en sí mismo, la base de todos los demás derechos. Sin la protección del derecho a la vida, ninguna otra discusión sobre los derechos tiene sentido”, dijo el arzobispo, y señaló que la ciencia tiene “claro” cuándo comienza esa vida. “La vida humana genéticamente distinta comienza en la concepción”.

El arzobispo Cordileone enfatizó en particular que “el aborto nunca es solo un acto de la madre. Otros, en mayor o menor medida, comparten la culpa cada vez que se perpetra este mal”.

También destacó que, como pastor de un rebaño, tiene la obligación de llamar la atención de los fieles que practican el aborto, ya que ellos y él tendrán que responder ante Dios por la sangre inocente derramada. Así, solo aquellos que se arrepientan, confiesen y sean absueltos pueden recibir la Sagrada Comunión.

Al final de su carta, el arzobispo agradeció a quienes en la vida pública defienden firmemente la causa del feto. “Frente a lo que a menudo es una oposición feroz, su postura audaz y firme da valor a otros que saben lo que es correcto, pero pueden sentirse demasiado tímidos para proclamarlo con palabras y hechos”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email