miércoles, 28 de abril de 2021

Secta "La Vid": Pastores ricos, feligreses pobres.



Porque presume ser hijo de un rey, el pastor Vicente de la iglesia cristiana La Vid, de Cuautla, no puede andar por la vida como un vulgar mortal, de ahí que se da lujosa vida de rey.

Pero no sólo él, sino también su esposa Evelia (“Bella”) y sus tres hijas, entre ellas la operadora financiera Lesem o “Leshem”, en referencia a la joya de la tercera fila de gemas del pectoral del sumo sacerdote.

Con esa superioridad autoasignada, los pastores tienen una vida ajena a las aflicciones de muchos de sus fieles, que entre sus máximas ambiciones está, por ejemplo, tener un trabajo para alimentar a la familia.

A pesar de ese contraste entre una iglesia rica y la mayoría de sus feligreses pobres, no hace mucho sus pastores decidieron visitar la tierra prometida, en Israel, sin apuros de ningún tipo, sino que diríase en primera clase.

La que se muestra como “casta divina” de la iglesia ubicada en la calle Retirada de Calleja, en la Ciudad Histórica y Heroica, no tendría que desembolsar, sin embargo, de los dineros propios (que de por sí vienen de sus feligreses) sino de nuevas donaciones de quienes todavía los idolatran.

Llamaron a toda la feligresía a realizar donativos para que sus pastores fueran a capacitarse a Israel durante una semana y visitaran Jerusalén, tal vez el Muro de los Lamentos, el Santo Sepulcro…, todo a costa de sus cándidos seguidores.

Según cálculos conservadores, el vuelo de poco más de 17 horas del aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México al aeropuerto David Ben Gurión, de Tel Aviv, para los pastores Vicente y Evelia, así como sus tres hijas, debió costar más de 100 mil pesos, mientras que el hospedaje una cantidad igual en hoteles de lujo.

A esos gastos habría que sumar alimentos, propinas y, muy importante, los regalos que como miembros de la “casta divina” se hicieron a sí mismos, todo so pretexto de estar más capacitados para ofrecerle una mejor prédica a los inocentes fieles.

Así el modus operandi de esta organización religiosa fraudulenta que no tiene registro oficial ante la Secretaría de Gobernación (Segob), por lo que es motivo de investigación de la Fiscalía General del Estado de Morelos y por lo que se multiplican los llamados a sus víctimas para que denuncien este tipo de abusos que han sufrido por varios años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email