jueves, 4 de junio de 2020

Los católicos debemos tener hambre de justicia así como la tenemos por la Eucaristía.



El asesinato de otro estadounidense negro a manos de un oficial de policía atormenta los corazones y las mentes del país. Las protestas en todo el país dejan en claro la injusticia del asesinato de George Floyd y sus raíces en una larga historia nacional de racismo, incluidos los patrones contemporáneos de brutalidad policial. La violencia que ha estallado en torno a algunas de estas protestas subraya la profundidad de la ira y el resentimiento en nuestras comunidades. Dicha violencia debe ser opuesta y rechazada. Como mínimo, tales actos restan importancia a la importante verdad en el corazón de estas protestas pacíficas: nuestro país aún no ha encontrado, ni ha construido, los recursos espirituales y prácticos necesarios para superar el racismo.

Los católicos no pueden contentarse con mantenerse al margen de esta lucha. Ante el racismo, los católicos deben tener hambre de justicia así como  tenemos hambre de la Eucaristía. El Evangelio nos llama, mientras nos preparamos para la Comunión, a "ir primero y reconciliarnos" (Mt 5, 24) con nuestras hermanas y hermanos. En este momento, cuando la pandemia de Covid-19 nos ha demostrado la profundidad de nuestra necesidad de los sacramentos y la comunidad, esta protesta nacional debería llevar a los católicos, especialmente a los católicos blancos, a la conversión, el arrepentimiento y la reconciliación.

Los católicos son capaces de movilizar y formar conciencias sobre temas de interés nacional. Ejemplos de tales esfuerzos incluyen la Quincena por la Libertad y otras campañas enfocadas en la libertad religiosa, el Día de Acción Católica para Niños Inmigrantes que protestan las políticas de separación familiar en la frontera y las muchas formas en que la Iglesia organiza a los católicos para trabajar por la protección de los no nacidos. Los recursos dedicados y la atención pública dada a esos esfuerzos deberían ser un criterio para determinar cuán lejos deben llegar los católicos al comprometerse a trabajar contra el racismo.

También debemos preguntarnos qué hará que este momento, en respuesta a los asesinatos de Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y George Floyd, entre tantos otros, sea diferente de 2017 o 2015 o 2014 o 1992 o 1968. La necesidad de justicia racial no es nueva, ni tampoco los gritos de nuestros hermanos y hermanas negros, cansados ​​y enojados. Pero quizás el Espíritu Santo se está moviendo, en estos días de Pentecostés, para darnos la fuerza para mantener el rumbo y trabajar por un cambio duradero. 

Aquí hay cinco formas de comenzar:

Arrepentimiento: La iglesia en los Estados Unidos ha sido tristemente cómplice de las injusticias sistémicas del racismo blanco (como jesuitas, debemos reconocer nuestra propia parte en esta historia: los jesuitas estadounidenses y sus instituciones poseyeron y a veces vendieron esclavos hasta 1838). Los católicos blancos a menudo han ignorado y marginado las voces de los católicos de color que piden que la iglesia escuche y responder a las necesidades de sus comunidades. Las instituciones católicas acaban de comenzar a reconocer nuestra parte en la historia del racismo estadounidense, desde la esclavitud hasta Jim Crow, desde la segregación de viviendas hasta la brutalidad policial. Este trabajo de memoria debe continuar, debe ser público y no debe rehuir las verdades duras. Para ser el Cuerpo de Cristo, la iglesia debe compartir tanto el sufrimiento como el arrepentimiento de todos sus miembros.

Solidaridad: los católicos no necesitan inventar nuevas formas de combatir el racismo. Ya se está haciendo mucho trabajo por la justicia racial. Sin embargo, muchos católicos parecen demasiado tímidos para escuchar y colaborar con nuevos movimientos, como Black Lives Matter, que lideran el cargo de justicia de hoy. Los obispos, pastores y líderes laicos deben hacer propuestas a los grupos activistas antirracistas presentes en sus comunidades. Además de mostrar solidaridad en el trabajo de organización, los católicos también pueden mostrar solidaridad económica al apoyar a las empresas de propiedad de los negros en sus propias comunidades y al dar limosnas a las organizaciones que trabajan para la justicia racial y los ministerios que sirven directamente a los católicos negros.

Presencia: una generación anterior de clérigos y religiosos nos dejó con imágenes icónicas de católicos marchando de la mano de destacados líderes de derechos civiles. Hoy, cuando las imágenes y los videos de las protestas se comparten más rápida y ampliamente que nunca, los cuellos y los hábitos han sido escasos. Los católicos, especialmente aquellos cuya presencia y vestimenta simbolizan visiblemente la iglesia, deben asistir a las protestas para demostrar el compromiso de la iglesia.

Formación: para garantizar un cambio profundo y duradero, los católicos deberán examinar las formas en que formamos las conciencias, especialmente en el trabajo educativo. Los responsables de las instituciones de formación, desde seminarios hasta escuelas de gramática, deben examinar los planes de estudio para ver cómo se abordan la historia y la realidad actual del racismo. Los estudiantes formados por la educación católica deben reconocer el racismo como un mal intrínseco y como una manifestación primaria del pecado social. La capacidad tanto de evaluar los planes de estudio como de educar a los estudiantes sobre estos temas implica necesariamente la presencia de personas de color en puestos de responsabilidad y autoridad.

Oración: La oración es uno de los modos más efectivos de testimonio público que poseen los católicos. Los católicos están unidos por diversas causas por novenas, procesiones, campañas de rosarios y horas santas. No es casualidad que estos medios espirituales, dependiendo más de la gracia de Dios que de nuestra propia fuerza, nos unan y anuncien el Evangelio de la misericordia y la justicia de manera más efectiva que las proclamaciones de principios morales por sí solos. Los grupos católicos, comenzando con los obispos y las redes nacionales de organización, y continuando hasta la parroquia local, deben promover una campaña de oración para sanar los pecados del racismo.

Entonces oremos: Dios de la justicia, danos el coraje para admitir nuestros pecados y fallas. Danos la libertad de buscar tu misericordia y reconciliación con nuestros hermanos y hermanas. Y danos la fuerza para seguir clamando por la curación de nuestra nación hasta que cumpla con su compromiso de reconocer que has creado a todas las personas por igual.


Por: americamagazine.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email