viernes, 22 de mayo de 2020

Tenía fama por ser un deportista violento: ahora es católico de Adoración, Rosario y misa diaria


TENÍA FAMA POR SER UN DEPORTISTA VIOLENTO: AHORA ES CATÓLICO DE ADORACIÓN, ROSARIO Y MISA

John Scott tiene cinco hijas, dos de ellas gemelas, y espera otra más.

John Scott, All Star en la NHL, es padre de seis hijas y devoto desde su bautizo en 2017

Por J. Lozano / ReL

John Scott ha sido MVP del All-Star de la NHL, la liga de hockey sobre hielo que mueve cientos de millones en EEUU. Y lo fue no tanto por ser buen jugador sino sobre todo por su violencia y sus peleas en la pista. Pero en 2017 se convirtió al catolicismo, y ahora con su familia numerosa va a misa y reza el Rosario cada día.

Con sus más de 2 metros de altura y 120 kilos este defensor con fama de rudo, duro y violento jugó durante más de diez años en importantes equipos de la NHL como los New York Rangers, Minnesota Wild, Chicago Blackhawks, Buffalo Sabres, San Jose Sharks, Arizona Coyotes y Montreal Canadiens.

John Scott, All Star debido a su dureza

Sin embargo, su carrera vivió su momento de más éxito en el All-Star de 2016 después de que a través de las redes sociales se realizara una campaña para que participara y fuera el capitán, pese a que su perfil no era el mejor para una cita como esta. Todo era por sus conocidas peleas. Finalmente participó y fue elegido jugador más valioso (MVP) por los fans.

Ahora, ya retirado a sus 37 años las peleas ya no le interesan. Casado, padre de cinco hijos y un sexto en camino, John se bautizó católico en 2017 y ahora es otra persona. Asiste en Michigan a una parroquia todos los días y escucha la misa tradicional.

En una entrevista con el National Catholic Register, John Scott explica que “pelear era una parte rutinaria de mi carrera, y era literalmente parte de mi trabajo. Me pagaban para proteger a mis compañeros de equipo. Ahora que estoy retirado del deporte, tengo cinco hijas y soy católico practicante aprecio aún más el actuar pacíficamente sin golpes”.

Este exdeportista de élite asegura que no tenía antecedentes religiosas y que “el hockey habría sido lo más parecido a la religión para mí, ya que cambió mi perspectiva de la vida”.

La fe que vio en su novia, hoy su mujer

Sin embargo, en la universidad conoció a Danielle, que se acabó convirtiendo en su esposa. Ella era católica practicante. “Su fe le daba algo que yo no tenía, que era una base estable en la vida”, cuenta este enorme deportista.

Cuando visitaba a su novia en casa de sus padres, él dormía en el sótano y los acompañaba a misa. Así fue surgiendo en él este interés por el catolicismo. Finalmente, aunque él no era católico se casaron por la Iglesia. “Danielle dejó claro que si quería casarme sería en la Iglesia Católica y tenía que aceptar educar a nuestros hijos como católicos”, relata.

Debido a su fama de deportista duro, John participó en un capítulo de la serie SWAT

Bautizado en la Pascua
Su idea de convertirse en católico siempre estaba ahí, pero al final el hockey siempre se interponía por medio. De hecho, intentó varias veces empezar el catecumenado de adultos pero siempre surgía un cambio de equipo y ciudad que se lo impedía. “Finalmente, tras retirarme hace cuatro años, pudimos establecernos y pude sumergirme en la fe sin reservas. Fui bautizado en la vigilia de Pascua en 2017”, afirma John orgulloso.

Sobre el papel de su mujer, este exdeportista asegura que ella quería que se convirtiera, pero nunca se lo exigió. Estaba contenta con que acompañara a la familia a misa cada domingo. Él señala que es importante que “todos los católicos compartan la fe, pero al mismo tiempo, permitan que cada persona tome su propia decisión. Hay que ofrecer la grandeza de la fe y permitir que las personas usen su libre albedrío para aceptarlo o rechazarlo. Eso es lo que Dios hace con nosotros”.

Una familia abierta a la vida

Sobre el hecho de ser una familia numerosa y estar esperando su sexto hijo, Scott tiene claro que lo importante no es el número de hijos “sino vivir como la Iglesia nos enseña, estar abiertos a la vida. Probablemente haya desafíos a los que se enfrentan las familias más grandes que otras más pequeñas no tienen, pero también hay beneficios”.


Sus hijos no van a la escuela sino que se educan en casa, por lo que el exjugador de la NHL afirma que “nos faltaba el sentido de una comunidad más amplía” así que han buscado una parroquia que supieran que tenía muchas familias numerosas.

Es la parroquia del Santo Rosario, y donde se celebra también la misa por el rito extraordinario. “Nos encanta lo fuerte que es la familia parroquial, el cuidado que recibimos de nuestro pastor y la devoción a las verdaderas enseñanzas de nuestra fe”, reconoce.

Misa, Rosario y Adoración

John Scott también asegura sentirse afortunado “de asistir a una misa solemne todos los domingos. Es genial ver lo organizado que está, la precisión de los servidores, el incienso, la música celestial y el lenguaje utilizado. Incluso estoy aprendiendo más latín para servir en el altar yo mismo”.

Además es adorador. “Espero con ansias mi hora de adoración eucarística semanal, que es un momento muy valioso para estar en la presencia directa de Dios. Hay una sensación de paz que prevalece en esa hora, y creo que me ayuda a vivir el resto del día y la semana mejor. Pones tiempo y obtienes más tiempo de calidad”, agrega.

Por otro lado, Scott agrega que “juntos como familia rezamos un Rosario diario, que es lo más importante que todos podemos hacer juntos en este momento. Nuestra casa está entronizada con el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, por lo que renovamos esa consagración mensualmente con las devociones del primer viernes y el primer sábado. Rezamos la Ofrenda de la mañana y el Ángelus y asistimos a la misa de lunes a viernes cuando podemos”.

Mahdi será bautizado en la catedral de Burgos completando así un duro periplo que le hizo huir de Irán

Mahdi será bautizado por el propio arzobispo tras un largo y complicado proceso

Era musulmán y quería ser cristiano: huyó de Irán y la catedral de Burgos acogerá su soñado Bautismo

En Irán, el país de los ayatolás, la conversión de un musulmán al cristianismo está gravemente penado. De hecho, ,a Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) advierte que son muchos los “sentenciados a al menos 10 años de prisión por sus actividades religiosas”.

Uno de ellos sería Seyed Mohammad Mahdi si no hubiera huido de Irán por su deseo de ser cristiano. En estos momentos este iraní es solicitante de asilo en España, vive en Burgos y este sábado cumplirá su sueño de ser católico cuando sea bautizado de manos del arzobispo Fidel Hérraez en la histórica catedral de Burgos.

El musulmán que quería ser cristiano

La diócesis castellana rescata la historia de dolor y ahora de júbilo de Mahdi. La historia de este proceso de preparación comenzó hace poco más de dos años cuando este iraní escribió: “quiero ser cristiano”.

Este mensaje estaba dirigido a las hijas de la Caridad que gestionan la Casa de Acogida San Vicente de Paúl. En ese momento Mahdi era un residente de aquella casa y logró escribir esta nota con la ayuda del traductor de su móvil.

Sorprendidas por el mensaje que habían recibido, las religiosas se propusieron ayudarlo para que pudiera cumplir su sueño de ser cristiano. Comenzaron un proceso de formación que este sábado culminará con su Bautismo.

"Allí las cosas están muy mal"

Mahdu se vio obligado a huir del país que le vio nacer debido a las leyes contra las conversiones al cristianismo. Y pese al riesgo de poder ser encarcelado se están produciendo en Irán cada vez más casos de musulmanes que se hacen cristianos.

Él mismo explica que “quiero a mi país pero no a su gobierno”. Y recuerda que “allí las cosas están muy mal, pues los cristianos son perseguidos”. Entre ellos hay varios amigos suyos, por lo que ante el “miedo” que tenía decidió huir de Irán.

En todo este proceso, tanto en Irán como ahora que está a la puerta de su bautismo le guió “el camino luminoso de Jesús y María”.

Un largo periplo hasta Burgos

Dejó su país con una Biblia en lengua persa como compañera y durante tres meses recorrió miles de kilómetros y varios países hasta que acabó en Burgos. Lo primero que hizo en esta ciudad fue visitar la catedral y después acudió a una comisaría para pedir asilo político por ser víctima de la persecución religiosa.

Los primeros meses los pasó en la casa de acogida de las monjas que iniciaron con él las catequesis y desde hace año vive en un piso de alquiler que le ayuda a pagar la ONG ACCEM. Ahora espera la resolución de asilo mientras busca trabajo por toda la zona.

“No sé explicar lo que siento; el camino de Jesús da mucha luz y es la opción que quiero seguir en mi vida”, agrega este catecúmeno. Y en este tiempo no parado ni un momento en su formación catequética, que ha mantenido constante con la ayuda de José Luis Lastra, consiliario de la delegación de Pastoral de Migraciones.

"Un Dios muy diferente al del islam"

Al principio se servían del traductor de Google para poder entenderse y, a medida que Mahdi comenzó con sus clases de español, el proceso se fue normalizando. Semana tras semana, un catecismo para niños ha servido para que Mahdi conozca los principales fundamentos de la fe cristiana: “Es un Dios muy diferente al del islam, no hay que temerlo, es amor”, sostiene.

Además, señala que “es Dios que viene a nosotros y no como en el islam, que somos nosotros los que tenemos que llegar a él”.

Mahdi tiene una hermana viviendo en Madrid, y ésta no se opone a que se convierta al cristianismo pues sabe que está “convencido” de hacerlo. “No sé explicar lo que siento, es como una realidad que veo en 3D; el camino de Jesús da mucha luz y es la opción que quiero seguir en mi vida. Además, desde que falleció mi madre hace tres años siento que la Virgen María me cuida y acompaña y siempre está conmigo”, confiesa.

Un bautizo retrasado debido al coronavirus

Su bautizo estaba previsto para esta pasada Vigilia Pascual pero la pandemia de coronavirus que obligó a suspender las celebraciones religiosas con fieles obligó a posponerla hasta este sábado. La espera habrá merecido la pena y finalmente será bautizado, recibirá la confirmación y la comunión en la misma celebración.

Sus padrinos serán Lali, una de las hijas de la Caridad que le ha acompañado en este proceso y Satur, un voluntario de la Casa de Acogida que también estuvo muy pendiente de él. Así empezará una vida nueva, “con un objetivo para el futuro lleno de verdad” y que le hará eternamente feliz. Y es que, como él mismo señala, “todo el mundo tiene su historia, pero la mía es diferente gracias a Dios”.

Fuente religionenlibertad

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email