martes, 21 de abril de 2020

¿La Iglesia o la Biblia? ¿Cuál es la columna y fundamento de la verdad?


¿LA IGLESIA O LA BIBLIA? ¿CUÁL ES LA COLUMNA Y FUNDAMENTO DE LA VERDAD?

Cuando el Salvador manda a predicar a los Apóstoles les dice que vayan a “todas las criaturas” (Marcos 16, 15-16) y que les prediquen y las bauticen, el mismo Señor pone dos condiciones para la salvación: BAUTISMO Y FE.

Si uno vive la fe y es bautizado es salvo, tenemos pues que tener fe para ser salvos, pero FE DIVINA, no-fe humana…. La fe humana no salva.

¿Qué es “Fe Divina”? Es creer bajo la autoridad de DIOS toda la verdad que ha sido revelada, no la que yo entiendo. Eso es fe divina, San Pablo nos da ejemplo en:

I Corintios 15, 1-2
“Hermanos, les recuerdo la Buena Nueva que les prediqué, y que ustedes recibieron y en la que perseveran firmes. Por ese Evangelio ustedes se salvan, con tal que lo guarden TAL COMO YO SE LOS PREDIQUE. De otro modo HAN CREÍDO EN VANO”



Hay personas que dicen: “no importa a que Iglesia asistas”.

Sí, sí importa pues debes buscar la que tiene una enseñanza valida, si no, HAS CREÍDO EN VANO.

¿Cuál es la verdadera fe? Nuestros hermanos protestantes contestarían “Creer en Jesús, como Señor y Salvador”.

¡Estamos de acuerdo en eso! Todos los cristianos creemos en esto.

¿Pero que es “creer en Jesús”? Nuestros hermanos protestantes dirían: Creer que Él es el Hijo de Dios y Dios mismo.

De nuevo estamos de acuerdo, gracias a Dios todos los cristianos creemos esto a excepción de los Testigos de Jehová que niegan la divinidad de Jesús. Ahora bien si Cristo es Dios, entonces tenemos que aceptar su enseñanza completa y ponernos bajo su autoridad, ¿no es así? Nosotros los católicos decimos amén a esto. Creemos que JESÚS es el Hijo de DIOS encarnado y DIOS mismo y que en un acto de amor nos ha salvado y por eso nos ponemos bajo la autoridad de su Padre Dios.... y todo esto lo creemos en fe y por fe, sin fe no hay salvación, no hay esperanza, ni cielo…. sin fe solo hay condenación. Creemos firmemente en la palabra de Jesús: El que cree en mi no morirá.

Pero querido hermano, para creer todo lo que Él enseñó, tengo que saber que fue lo enseñado y aún más debo saber que lo que enseñó fue en modo bien simple, para que hasta los tontos lo entiendan y se salven (¡los tontos también se salvan!) Y que por lo tanto su Palabra debe ser infalible de forma que el que las siga tenga la seguridad de que ha creído sin error ni temor en lo que enseñó Jesús.

Si Jesús dijo que quien cree en Él y en lo que Él ha enseñado tiene vida eterna (San Juan 14, 21), entonces debe haber un método para reconocer cual es su mensaje en estos tiempos de tanta confusión. ¿Nos ha dado Jesús este método? Un protestante dirá “Seguramente es la Biblia” de acuerdo, como Católicos estamos de acuerdo también en esto… Pero con la correcta interpretación, una interpretación incorrecta da un mensaje incorrecto y entonces “habremos creído en vano”.

No es la libre interpretación de la Biblia lo que Jesús mandó a enseñar a los hombres, sino mandó a fundar la Iglesia de Dios vivo quien es según Pablo en I Timoteo 3, 15 “pilar y fundamento de la verdad”.

Jesús fue muy claro con su voluntad (que es la del Padre) si El hubiera querido que el hombre aprendiera lo mandado para hacer su voluntad de un libro, lo hubiera mandado a escribir!!!!

¿Ordenó Cristo Jesús escribir algún libro? ¡Absolutamente no! Cristo manda a sus Apóstoles a predicar, Bautizar y a vivir su testimonio (San Marcos 16, 15-16)

Cristo no dijo: “Siéntense y escriban el Nuevo Testamento, para que todo hombre que lo lea lo interprete a su manera y saquen su propia conclusión” Si así hubiera sido no hubiera existido el Cristianismo en la faz de la tierra, nos hubiéramos extinguido en peleas y disputas en el primer siglo (como ocurre ahora). Dice JESÚS en su Testamento, San Juan 14, 21 “Que todos sean uno, como tu Padre, estás en mi y yo en ti. Sean también uno en nosotros, así el mundo creerá que tu me has enviado”.

También de los Apóstoles que entendieron esto dice los Hechos de los Apóstoles, capitulo 2 versículo 42 “ Acudían asiduamente a la enseñanza de los Apóstoles, a la convivencia la fracción del Pan y a la oración”.

La idea de la libre interpretación de la Escritura no se conoció en los XVI primeros siglos del cristianismo, esta idea (yo diría, dogma protestante) surge de la Reforma Protestante y como consecuencia desde este siglo hasta hoy hemos visto dividirse la Iglesia y perderse la caridad entre los cristianos para escándalo y mofa de los no creyentes, esto es lo que yo llamaría “la no-voluntad de Cristo”.

Cristo envía a los Apóstoles con autoridad a enseñar a las naciones (San Mateo 28, 18-20) pero NO dio ningún mandato de escribir, su Palabra.. Reto a cualquiera que me muestre un texto de Jesús donde diga o insinúa esto, prueba de ello es que de doce Apóstoles, solo dos escribieron: Mateo y Juan, sin embargo los doce predicaron y once de ellos sellaron con su vida esta predicación, esto nos da una medida de que para los que oyeron a Jesús y recibieron sus mandatos no se consideraron “Religión del Libro” como sus compatriotas Hebreos.

Sabes que cuando surge la controversia que se plantea en el capítulo 15 de Hechos, en donde a Pablo y a Bernabé se les presenta un gran problema doctrinal… ¿ cómo lo resolvieron? Ellos no abrieron la Biblia para encontrar la solución, ellos se refirieron a los Apóstoles y celebraron en Jerusalén el primer concilio de la Iglesia, y la resolución de ellos fue como un dictamen del Espíritu Santo (versículo 28). Porque el criterio de autoridad en el Nuevo Testamento es apostólico.

El primer Evangelio escrito es el de San Mateo y fue escrito para beneficio de unos pocos, no para la Iglesia universal, fue escrito unos siete años después de la Ascensión de Jesús. San Marcos escribió cerca de 10 años después de JESÚS y para los cristianos de Roma lo que oyó del Apóstol Pedro. San Lucas escribió 20 años después de Jesús lo que el mismo investiga y fue escrito como resumen a Teófilo, un particular, San Juan escribe 60 años después. Durante todo este tiempo los Evangelios no eran conocidos por la cristiandad, solo por unos pocos, si leemos I Corintios 15, 1 y I Corintios 11, 23 San Pablo predicaba lo que había recibido por Tradición. ¿Te has puesto a pensar donde dice en las Epístolas de Pablo que son Palabra de Dios para toda la Iglesia? En ninguna parte, eran cartas que Pablo escribía para las comunidades por el evangelizadas con instrucciones y correcciones, ¡San Pablo nunca pensó que un día sus cartas serían Palabra de Dios para la Iglesia!

¿Sabes que ninguno de los Apóstoles jamás leyó un Nuevo Testamento como lo conocemos ahora? ¿Ni ningún Apocalipsis? ¿Ni ninguna Epístola? ¡Y todos con excepción de Juan sellaron con su sangre la palabra predicada! Todos estos cientos y miles de mártires, ¿de donde aprendieron la fe si no existía un Nuevo Testamento?

¡De la predicación y de la Autoridad de la Iglesia! Por más de 300 años se predicó sin Nuevo Testamento, y son estos los años de mas mártires por proclamar el SEÑORÍO de Jesucristo.

En época de la Iglesia Apostólica circularon multitud de falsos evangelio, epístolas y Apocalipsis…. Algunos de moda en estos tiempos de la Nueva Era (que no es tan nueva) Circularon el Evangelio de Simón, el de Tomas, el de Nicodemo …el de María, el de la Infancia de Jesús, el de Barrabás.. Todo esto en las diferentes comunidades, la Iglesia inmersa en las persecuciones ponía sus esfuerzos en mantener la fe de sus hijos y no podía hacer mucho por clarificar la situación. Fue en el año 397 en Cartago, norte de África, que la Iglesia Católica en concilio de Obispos, siendo Obispo de Roma Siricio definió que libros eran y cuales no Apostólicos y esto 50 años después de Constantino para desesperación de nuestros hermanos protestantes. ¿Qué método utilizaron después de 300 años para definirlos? Pues la Tradición. Cada Obispo (católico, recuerda… ¡después de Constantino!) Escudriñaba en la Tradición de su territorio si el libro presentado venia de los Apóstoles, al final quedaron 27 libros, que es lo que hoy se conoce como Nuevo Testamento.

RECUERDA HERMANO, SI TU HOY TIENES EL NUEVO TESTAMENTO ES POR QUE LA IGLESIA CATÓLICA LO DEFINIÓ CON SU AUTORIDAD.

DUDAR DE LA IGLESIA CATÓLICA ES DUDAR DE LOS EVANGELIOS

Ahora bien, el mundo no estuvo sin Libro Sagrado por 397 años, ¡lo estuvo por 1531 Años! Si los cristianos leyeran un poco más de historia de la Iglesia se ahorrarían muchas confusiones.

La imprenta tiene menos de 500 años de inventada, la lógica indica que antes de la imprenta era muy difícil componer un libro, los libros se hacían a mano, página por página. Los monjes (Católicos también, ¡qué casualidad!) Escribían página por página y oraban al mismo tiempo (Como los escribas de Israel), tomaba más de 10 años componer una sola Biblia, los historiadores dicen que en el siglo XIII una Biblia costaría el equivalente de $8, 900.00 una cantidad exorbitante para esos tiempos, casi nadie tenía Biblia, no porque estuvieran prohibidas, eso es un mito protestante y la prueba es que Lutero era profesor de Biblia cuando era monje católico, no tenían Biblias porque además de ser caras casi nadie sabía leer en esos tiempos, ni siquiera los nobles sabían, solo los monasterios eran foco de conocimiento y aquí se estudiaba y se cuidaba. ¿Te has puesto a pensar que si la Biblia llega a nuestros días es porque la Iglesia la cuidó? Por 1531 año no existió otra Iglesia.

¿Cómo se conocía la Palabra de DIOS en esos tiempos? Por la predicación, que era lo mandado por el Señor….”Predicar a toda criatura” El pueblo de Dios lo aprendía por las estatuas, relieves y vitrales de las Iglesias, cuando a las grandes Iglesias se le llamaban “Biblias de Piedras” El pueblo conocía los hechos bíblicos mirando a esto gráficamente. La imprenta surge en Alemania al mismo tiempo que la Reforma Protestante y Lutero imprime miles de Biblias y predica la “libre interpretación” la cual ya vimos que no es mandada por el Señor de aquí nacen miles y miles de controversias y divisiones en el naciente protestantismo (A los 10 años del comienzo de la Reforma ya existían más de 400 Iglesias protestantes diferentes) La Iglesia Católica prohíbe el uso de la Biblia en lenguaje nativo, para evitar este desastre de división y se remite al Pueblo de Dios por la predicación que es lo mandado por Jesús decisión discutible o no, pero que salva la unidad de la Iglesia.

LA INTERPRETACIÓN PERSONAL DE LA BIBLIA NO ES INFALIBLE Y CON LLEVA A ERRORES

Prueba de esto son las disputas y divisiones que vemos hoy en la Iglesia Protestante llevando en este año a existir mas de 24,000 Iglesias con doctrinas diferentes y algunas veces hasta contrarias, Dios no se contradice y menos su Palabra, la verdad es solo una, no hay dos verdades diferentes de un solo objeto, por lo tanto de tantas interpretaciones Bíblicas opuestas, una sola debe ser la verdadera y las demás erróneas.

Comparemos la Biblia con la Constitución de Estados Unidos. ¿Se puede interpretar la Constitución libremente por los ciudadanos y sacar sus propias leyes? La respuesta es ¡NO! Hace falta que la Corte Suprema la analice y ella sola toma la única e inapelable conclusión de lo que quiere esta decir, de lo contrario sería el caos.

En el Reino de Dios, este estableció una “suprema corte” que es la Iglesia de quien dijo Pablo en I Timoteo 3, 15“es pilar y base de la verdad”

Amén


Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.


CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA



NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email