viernes, 10 de abril de 2020

La forma del bautismo ¿Por inmersión o aspersión?


LA FORMA DEL BAUTISMO

¿SÓLO POR INMERSIÓN? ¿QUÉ HAY DEL BAUTISMO POR ASPERSIÓN?

Por Israel Octavio Hernández Diego


“El Nuevo Testamento nos dice muy poco acerca de cómo el bautismo fue administrado. No se nos dice que métodos de bautismo usaron, si fue por inmersión total o aspersión o derramamiento. Probablemente fue cada una de estas formas dependiendo en las circunstancias.”  (Reformedaccording to Scripture, pg.10 - Oliphant, Hughes)


Bueno, comenzaré este artículo aclarando que entre los Católicos han prevalecido tres formas de ablución (lavamiento), y la Iglesia las sostiene todas como válidas porque cumplen el requisito necesario del lavado bautismal. Estas formas son: Inmersión, infusión, y aspersión.


A través de los 2000 años de historia de la Iglesia, la forma del bautismo ha prevalecido por las tres formas antes mencionadas y no hay como negar eso.


Cabe mencionar, que inclusive cuando nació la llamada reforma protestante, el bautismo por aspersión también era muy común entre ellos. La mayoría de las agrupaciones protestantes emplean el rociamiento, con excepción de las denominaciones Bautistas (fueron los Bautistas ingleses del siglo XVII, la primera comunidad en declarar la inmersión como esencial para el bautismo válido), juntamente con un número de pequeñas denominaciones, para después ser secundadas por denominaciones evangélicas y grupos independientes (sectas) como los mormones, Testigos de Jehová y adventistas del 7o día. Así se comenzó a limitar la forma del bautismo, a aferrarse y cerrarse a una sóla opción para tan importante sacramento. 


Los que suelen negar que el Bautismo pueda aplicarse por aspersión, argumentan que la palabra Bautismo sólo tiene la connotación de sumergir y nada más.


Pasaré a citar tres fuentes neutrales sobre la definición de la palabra "Bautismo", y digo neutrales, porque ningúna de estás fuentes es Católica. 


1a - El teólogo protestante y erudito en griego James W. Dale, nos dice que la palabra "Bautismo" se deriva de la palabra griega bapto o baptizo, que significa: bañar, mojar, pintar, lavar y sumergir. Por lo tanto, lavar es la idea esencial de esté. 


James W. Dale escribió una obra de 5 tomos investigando el uso de la palabra BAPTIZO (griego) en la Biblia, tanto por el texto griego, cómo por la costumbre del pueblo judío, de los primeros cristianos, y concluyó que el significado de la palabra indica que es correcto y más acertado bautizarse por aspersión que por inmersión [1].


2a - Ahora veamos el diccionario bíblico Strong's, él cual es un diccionario del griego y hebreo, y uno de los más respetados en el ambiente evangélico:


βάπτω bápto; verbo prim., arrollar, inundar, i.e. cubrir completamente con un fluido; en el N.T. solo en un sentido especial y calificado, i.e. (lit.) mojar (una parte de una persona), o (por impl.) manchar (como con tintura):—teñir, mojar, bañar. (Diccionario bíblico Strong's) [2]


Cómo vemos, enseña que la palabra "Bautismo" no sólo significa sumergir, sino que tiene un sentido más amplió que esté, pues también significa MOJAR (una parte de una persona) o manchar (como con tintura), y bañar.


¿Cómo una persona puede MOJAR a otra persona? Sin duda alguna, una de las opciones sería por medio de la aspersión.


También habla de BAÑAR, ¿Cómo se puede uno BAÑAR? Sin duda alguna, una de las opciones sería también por la aspersión, pues el Dr. William Smith, en su Diccionario de Antigüedades Griegas y Romanas, muestra que: "... la tina usada en un baño no contenía el agua, sino que se usaba para que el bañista se sentara en ella y el agua le fuera vertida encima. Algunos dan orden de que les viertan agua fría encima; otros, caliente. Los que viajan por el Oriente encuentran que esta costumbre prevalece, aun cuando el bañista vaya al río. No es por inmersión, sino con agua corriente, la que se arroja, se vierte o se rocía sobre el bañista. Parece que el agua en movimiento es la que se busca en todas partes". [3]


3a - Bueno, ahora veamos que nos explica acerca del bautismo el DICCIONARIO BÍBLICO DE LA REINA VALERA:


"Las palabras comúnmente utilizadas en el NT para denotar esta ordenanza son el verbo «baptizõ» y los nombres «baptisma» y «baptismos»; pero ninguno de estos términos se emplea sólo en este sentido. El verbo se usa también para denotar la purificación ceremonial de los judíos antes de comer, para la que se vertía agua sobre las manos (Lc. 11:38; Mr. 7:4); figuradamente, para significar los sufrimientos de Cristo (Mr. 10:38, 39; Lc. 12:50); y por último, para denotar la ordenanza bautismal. «Baptizõ» es la forma intensiva de «baptein», «sumergir», y tiene un sentido más amplio que éste. En Hebreos (He. 9:10) «baptismos», referido a los diversos lavamientos rituales ordenados en el AT con referencia a los ritos del tabernáculo, se traduce «abluciones»; sin ningún género de dudas, se refiere a los lavamientos ordenados en Lv. 6:27, 28; 8:6; 11; 13; 14; 15; 16; 17; 22:6; Nm. 8:7, 21; 19, etc.


Las Escrituras no dan una enseñanza concreta acerca del modo del bautismo. El gran tema del bautismo es a quién somos bautizados (cp Hch. 19 3). Pero la idea dada por la palabra es la de lavamiento como con los sacerdotes de antaño (Éx. 29:4) más bien que un rociamiento, como con los levitas (Nm. 8:7)." (Diccionario bíblico Reina Valera) [4]


Cómo vemos, el Diccionario bíblico Reina Valera es muy objetivo, y reconoce que la palabra Bautismo tiene un sentido más amplio, pues dice que el verbo se usa también para denotar la "purificación ceremonial" de los judíos, para el "sufrimiento de Cristo" en su Sacrificio y que en Hebreos 9,10 se refiere a los diversos "lavamientos rituales" ordenados en el Antiguo Testamento con referencia a los ritos del tabernáculo y que sin ningún género de dudas, se refiere a los lavamientos ordenados en varias partes del Antiguo Testamento (ya estaremos viendo los textos).


Por último, este Diccionario nos dice que las Escrituras NO DAN UNA ENSEÑANZA CONCRETA ACERCA DEL MODO del bautismo. Que la idea dada por la palabra es la de lavamiento como con los sacerdotes de antaño (Éx. 29:4) más bien que un rociamiento, como con los levitas (Nm. 8:7).


¿Cómo era el lavamiento de los sacerdotes de antaño? En seguida lo veremos.


LOS BAUTISMOS (LAVAMIENTOS) DE LOS HEBREOS


Muchos eruditos han llegado a la conclusión que tanto Juan el bautista, cómo los apóstoles y demás administradores del bautismo, practicaron la aspersión y no la inmersión en el siglo I.


¿Por qué? Porque el bautismo no fue inventado por Juan, si no que él fue heredero de un práctica milenaria; los bautismos judíos (lavamientos de purificación).


"y sólo son prescripciones carnales, que versan sobre comidas y bebidas y sobre BAUTISMOS DE TODO GÉNERO, impuestas hasta el tiempo de la renovación." (Heb 9,10)


Este texto es importante para saber sobre los bautismos judíos, tanto la traducción Reina Valera cómo otras versiones, traducen por "Lavamientos", "purificaciones" o "Abluciones", y es correcto que traduzcan de ese modo, pues el texto se refiere a los lavamientos rituales en el Antiguo Pacto. Pero lo que queremos hacer ver aquí, es que el texto griego dice ¡¡BAUTISMOS!!.


Veamos la "Interlineal griego-español Reina Valera"


µονον→solamente επι→sobre βρωµασιν→comestibles και→y

ποµασιν→bebidas και→y διαφοροις→diferentes βαπτισµοις→inmersiones

και→y δικαιωµασιν→justos/rectos decretos σαρκος→de carne

µεχρι→hasta καιρου→tiempo señalado διορθωσεως→de rectificación 

completa επικειµενα→yaciendo sobre

(Hebreos 9,10) (INTERLINEAL GRIEGO-ESPAÑOL REINA VALERA) [5]


Cómo vemos, el griego dice "BAUTISMOS" y enseguida hace una traducción literal: "inmersiones". Pero ya en su traducción normal, la Reina Valera lo hace por "abluciones" o "lavamientos".


(9:10) Consistiendo sólo en 

viandas y en bebidas, y en 

diversos lavamientos, y 

ordenanzas acerca de la carne, 

impuestas hasta el tiempo de la 

corrección. 

(Reina Valera 1909)


(9:10) ya que consiste sólo de 

comidas y bebidas, de diversas 

abluciones, y ordenanzas acerca 

de la carne, impuestas hasta el 

tiempo de reformar las cosas. 

(Reina Valera 1960)


¿Porqué la Reina Valera y otras versiones no traducen como "inmersiones" en Heb 9,10? La respuesta es porque esos "bautismos" a los que se refiere el texto no son por inmersión en el agua, sangre o aceite, sino por aspersión y también por infusión. Es por eso que traducen por "Lavamientos", "purificaciones" o "abluciones".


Hay algunos (por lo regular sectas) que insisten en que sólo debe tenerse en consideración el sentido literal de la palabra "baptizo", pero ese es un grande error, pues si se hubiera traducido "inmersiones" en (Heb 9,10) hubiera sido un gran problema. Es por eso que traducen como abluciones o lavamientos. ¿Que significa ésto? Que la palabra griega "baptizo" tiene un sentido más amplio que sólo sumergir.


Veamos pues los DIVERSOS BAUTISMOS (lavamientos de purificación) de los que nos habla la Carta a los Hebreos 9,10:


Tomó Moisés la mitad de la sangre y la echó en vasijas; la otra mitad la DERRAMÓ SOBRE EL ALTAR. Tomó después el libro de la Alianza y lo leyó ante el pueblo, que respondió: «Obedeceremos y haremos todo cuanto ha dicho Yahveh.» Entonces tomó Moisés la sangre, ROCIÓ CON ELLA AL PUEBLO y dijo: «Esta es la sangre de la Alianza que Yahveh ha hecho con vosotros, según todas estas palabras.»  (Ex 24,6-8.)


Bueno, pues aquí vemos que Moisés DERRAMA sangre en el Altar y también ROCIÁ con ella al pueblo en signo de la Alianza que hizo Dios con ellos. ¿Cómo sabemos que esto es un bautismo?


Pues porque (Heb 9,10) nos dice que ésto es un bautismo (Lavamiento de purificación).


"«Aparta a los levitas del resto de los israelitas y purifícalos. Para esta purificación harás con ellos de la siguiente manera: LOS ROCIARÁS CON AGUA LUSTRAL; se rasurarán ellos todo el cuerpo, lavarán sus vestidos y así quedarán purificados." (Num 8,6-7)


Aquí vemos que una de las formas de purificar a los levitas era ROCIANDO agua lustral [6] sobre el pueblo.


Bueno, ¿Cómo sabemos que esto es un bautismo?


Pues porque (Heb 9,10) nos dice que ésto es un bautismo (Lavamiento de purificación).


Cómo verán, queridos lectores, estamos confirmando que los bautismos (lavamientos de purificación) en el Antiguo Testamento eran por la aspersión o rociamiento. Por eso la Reina Valera en Heb. 9,10 traduce la palabra griega "Baptismos" por [abluciones] y no por su traducción literal [inmersiones]. Pero aún hay más. Veamos:


"El sacerdote purificará sus vestidos y se LAVARÁ EL CUERPO CON AGUA; luego podrá ya entrar en el campamento; pero será impuro el sacerdote hasta la tarde. El que haya quemado la vaca purificará sus vestidos con agua y LAVARÁ SU CUERPO CON AGUA; pero será impuro hasta la tarde. Un hombre puro recogerá las cenizas de la vaca y las depositará fuera del campamento, en lugar puro. Servirán a la comunidad de los israelitas para el rito de hacer el agua lustral: es un sacrificio por el pecado." (Núm 19,7-9)


"Moisés mandó entonces que Aarón y sus hijos se acercaran y los LAVÓ CON AGUA."

(Levítico 8,6)


"Mandarás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada de la Tienda del Encuentro, donde LOS BAÑARÁS CON AGUA." (Ex 29,4)


Bueno, nuevamente no vemos la inmersión aquí, pues una forma de "lavar", "bañar" es por la aspersión y también la infusión.


Nuevamente …. ¿Cómo sabemos que estos son bautismos?


Pues porque (Heb 9,10) nos dice que estos son bautismos (lavamientos de purificación).


"Habló Yahveh a Moisés, diciendo: <Haz una pila de bronce, con su base de bronce, para las ABLUCIONES. Colócala entre la Tienda del Encuentro y el altar, y echa agua en ella, para que Aarón y sus hijos SE LAVEN LAS MANOS Y LOS PIES CON SU AGUA.>"

(Ex 30,17-19 también ver Ex 40,12; Lev 16,4 y 28)


Bueno, es lógico que no se iban a meter completos a la pila de bronce para lavarse sólo las manos y los pies, sino más bien por la aspersión.


Nuevamente …. ¿Cómo sabemos que este es un bautismo?


Pues porque (Heb 9,10) nos dice que este es un bautismo (lavamientos de purificación).


Por eso mismo, en (Heb 9,19-21) aunque el texto en griego diga "rantismo" para "rociar" sabemos que eso es un "bautismo" (lavamiento), pues (Heb 9,10) nos dice que eso es un bautismo:


"Pues Moisés, después de haber leído a todo el pueblo todos los preceptos según la Ley, tomó la sangre de los novillos y machos cabríos con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el libro mismo y a todo el pueblo diciendo: Esta es la sangre de la Alianza que Dios ha ordenado para vosotros. Igualmente roció con sangre la Tienda y todos los objetos del culto"

(Hebreos 9,19-21)


Con lo expuesto nos damos cuenta que los "lavamientos" (bautismos) de purificación del pueblo hebreo (Heb 9,10), eran por ROCIAMIENTO, y tanto Juan Bautista como Jesús y sus Apóstoles, tenían esa herencia milenaria de bautizar de esa forma.


Recordemos que Juan bautista era judío y que estaba bautizando judíos, una nacionalidad que era intensamente escrupulosa y celosa en cuanto a la letra de la Ley. Esto particularmente en la época de los fariseos. Supongamos que Juan hubiera introducido algo no comúnmente practicado, tal como la inmersión. ¿No se le hubiera exigido que determinara su autoridad para hacer tal cambio? Los mismos fariseos mencionaban de modo especial a Elías (Jn 1,25), mostrando que ellos pensaban en el bautismo como lo practicaban los profetas. Y la reacción desfavorable de los fariseos posteriormente, cuando los discípulos de Jesús bautizaban, indica cuan escrupulosos eran en cuanto a los requisitos de quién bautizaba y de cómo se administraba el bautismo.


También debemos recordar qué Juan Bautista, fue criado en el hogar de un sacerdote (era hijo de un sacerdote de la línea de Abias, cuyo nombre era Zacarías. La madre de Juan era descendiente directa de Aarón, el primer Sumo Sacerdote: Lc 1,5), y con todos los antecedentes de la aspersión y del ungimiento con aceite (Éx. 29,7; Lv. 8,10-11, 3; 1Jn. 2,20, 27), con sangre (Éx. 24:6-8; 29:21; Lv. 8:30; He. 9:18-22) y con agua (Lv. 14:6; Núm. 19:2, 9; Lv. 14:7; Lv. 14:51; Núm. 19: 18), sería increíble suponer que Juan, repentinamente, introdujera la inmersión sin dar explicación al respecto.


Figura y realidad


Ahora vayamos al tipo y antitipo [7], la figura y la realidad de esos bautismos (rociamiento de sangre) con el sacrificio de Jesús.


Tomó después el libro de la Alianza y lo leyó ante el pueblo, que respondió: «Obedeceremos y haremos todo cuanto ha dicho Yahveh.» Entonces tomó Moisés LA SANGRE, ROCIÓ CON ELLA AL PUEBLO y dijo: «ESTA ES LA SANGRE DE LA ALIANZA que Yahveh ha hecho con vosotros, según todas estas palabras.»  (Ex 24,6-8.)


Así como Moisés ROCIÁ SANGRE en el Altar como señal de la Alianza con Yavé, así también Jesús con su Sangre:


"porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es DERRAMADA por muchos para perdón de los pecados". (Mt 26,28)


El Tipo y Antitipo, la figura y la realidad de dicho acto. Mientras Moisés dice: "ESTA ES LA SANGRE DE LA ALIANZA". Jesús afirma "ESTA ES MÍ SANGRE DE LA ALIANZA". 


Y así como Moisés ROCIÁ la sangre del cordero (tipo de Jesús) al pueblo, Jesús DERRAMA su Sangre por muchos.


La aspersión de sangre formaba una parte esencial de los sacrificios del Antiguo Testamento (Lv. 4,6-7). La sangre de la víctima representaba la vida misma ofrecida sobre el altar en lugar del pecador, prefigurando el gran sacrificio sustitutorio de la cruz (Lv. 17,11; He. 9,18-22). Por la aspersión, esta sangre purificadora era aplicada sobre el pecador mismo, como para lavarle de sus faltas que, de ahora en adelante, quedaban expiadas.


Bueno, pues ese sacrificio que hace Jesús en la Cruz derramando su Sangre…...también es un BAUTISMO:


"Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el BAUTISMO con qué yo voy a ser BAUTIZADO?»" (Mc 10,38 ver también Luc 12,50)


Así es, ese sufrimiento de Jesús, por el "derramamiento" de sangre que hace, es un "Bautismo" y los apóstoles nos muestran que ese "rociamiento" purifica, pues cómo dijo Jesús, fue para el perdón de los pecados.


"y a Jesús, mediador de una nueva Alianza, y a la ASPERSIÓN PURIFICADORA de una sangre que habla mejor que la de Abel".

(Hebreos 12,24)


"según el previo conocimiento de Dios Padre, con la acción santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y SER ROCIADOS CON SU SANGRE. A vosotros gracia y paz abundantes".

(1 Pedro 1,2)


Efectivamente, la Iglesia enseña que el Bautismo es necesario para la salvación, pues nos purifica, nos lava interiormente haciendo efectivo ese sacrificio de Jesús. Ese "rociamiento" de Sangre se hace presente en nuestro bautismo, por eso las aguas del bautismo simbolizan ese "rociamiento" y nos hacemos partícipes de la muerte de Jesús para después nacer a una nueva vida.


¿Ahora entienden por qué nos bautizamos también por "rociamiento"? (Ya hablaremos adelante, un poco más sobre la purificación interior).


El Bautismo que recibió nuestro Señor fue un Bautismo de Sangre. Es por eso que la Iglesia enseña también el bautismo de Sangre, el cuál corresponde a todos aquellos que no lograron bautizarse y que murieron en martirio, pero con ese deseo de bautizarse. Así que al "bañarse" con su propia sangre en el martirio, reciben ese bautismo de sangre y de deseo, lo cual se hace efectivo gracias al sacrificio de Cristo, a su "derramamiento" de Sangre en la Cruz.


Hay un versículo muy interesante después de que Jesús muere en la Cruz que dice así:


".... sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua." (Jn 19,34)


Sí, "Agua y Sangre" sale rociando del costado de Jesús. La Tradición enseña que Cayo Casio Longinos, él Centurión que estaba al mando de los soldados al pie de la Cruz y que exclamó: "¡En verdad, este era Hijo de Dios!". (Mt 27,54; Mc 15,39; Luc 23,47) se convirtió a Cristo al ser ROCIADO literalmente por la Sangre y el agua que salió del costado de Jesús, pues al bañarse su cara, sanó una infección que tenía en uno de sus ojos. Se convirtió y murió en el martirio [8]. El pasaje de Juan lleva todo un mensaje teológico sobre el bautismo.


Así que, aunque la palabra griega βαπτίζειν signifique “sumergir” no necesariamente se refiere al modo que se bautiza. Porque cómo hemos visto, el contexto en el que se usa dicha palabra o similares a esta se hace referencia no necesariamente a una sumersión, sino a un baño que bien puede ser por aspersión.


Para ampliar más todo ésto, veamos como la palabra "Bautismo" tiene también otros significados, cómo se logra ver en el contexto de los siguientes pasajes.


LA PALABRA BAUTISMO EN EL TEXTO GRIEGO 


Veamos algunos textos, en dónde la palabra griega Bautismo tiene otras connotaciones como "Mojar" y no como "sumergir".


"El respondió: «El que ha MOJADO conmigo la mano en el plato, ése me entregará." (Mateo 26,23)


Aquí, la palabra griega para "mojar" es "bapto" y no necesariamente se tiene que sumergir todo el cuerpo para hacer efectiva la palabra bautismo, sino sólo una parte del cuerpo (en este caso la mano) como bien nos dijo el Diccionario bíblico Strong's al principio de este artículo.


Otro ejemplo:


"Y, gritando, dijo: "Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que MOJE en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama." (Luc 16,24)


Igual, la palabra griega es "bapto" y no es necesario sumergir todo el cuerpo para hacer efectiva la palabra bautismo, pues lo único que se mojo fue LA PUNTA DEL DEDO.


LA SEPTUAGINTA COMO EJEMPLO 


Todos sabemos que el Antiguo Testamento fue escrito en hebreo, pero también sabemos que hay una versión en griego llamada "Septuaginta" y que era de los tiempos apostólicos. Aunque los textos originales se perdieron (igual cómo sucedió con los escritos del Nuevo Testamento) pero hay copias, y hoy en día, está interesante versión puede obtenerse hasta por medio de alguna aplicación.


Pues ahora veamos por medio de esta versión en griego del Antiguo Testamento, cómo la palabra "bautismo" también se utiliza para "mojar" por "rociamiento":



 . Traducción al español:


"Un hombre puro tomará el hisopo, lo MOJARÁ EN AGUA Y ROCIARÁ la tienda y todos los objetos y personas que había en ella, e igualmente al que tocó los huesos o al asesinado, o al muerto, o la sepultura."

(Números 19,18 Septuaginta)



 . Traducción al español:


"Tomará luego el pájaro vivo, la madera de cedro, la púrpura escarlata y el hisopo, los MOJARÁ, juntamente con el pájaro vivo, en la sangre del pájaro inmolado sobre el agua viva…..[51] y, tomando la madera de cedro, el hisopo y la púrpura escarlata, con el pájaro vivo, los MOJARÁ en la sangre del pájaro degollado y en el agua viva; y ROCIARÁ la casa siete veces."

(Levítico 14,6; 51 Septuaginta)


En éstos dos textos la versión Septuaginta utiliza la palabra griega "bapto", y se utiliza para "mojar" por medio del rociamiento tanto en sangre como en agua.


Veamos otro texto más de la Septuaginta:


Traducción al español:


"Y al punto se cumplió la palabra en Nabucodonosor: fue arrojado de entre los hombres, se alimentó de hierba como los bueyes, su cuerpo fue BAÑADO del rocío del cielo, hasta crecerle sus cabellos como plumas de águila y sus uñas como las de las aves." (Dan 4,30)


Aquí se describe el humedecimiento del 

cuerpo de Nabucodonosor con el rocío del cielo, utilzando la Septuaginta la palabra "bapto" por "humedecer". La palabra no llevaba la idea de "inmersión" o "zambullir".


Cómo vemos, entonces la palabra "Bautismo" no sólo significa nada más sumergir, sino que también tiene un sentido más amplio que éste. 


Viendo más textos, ahora en el Nuevo Testamento


Veamos más textos, para seguir notando que la palabra "Bautismo" tiene más significados que sólo sumergir:


"No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar; y todos fueron bautizados en Moisés, por la nube y el mar" (1Cor 10,1-2)


Si la palabra baptizo sólo significa "inmersión", este pasaje es una tontería. Sin embargo, esto no se refiere en modo alguno al bautismo por agua. Aquí el sentido es figurado, presentando la idea de que ellos estaban relacionados con Moisés, tanto como para identificarse con él.


El pueblo de Israel había sido apartado para seguir a Moisés, su conductor divinamente escogido. La nube y el mar proporcionaban protección, dirección y salvación para todos los que, así, estuvieran unidos con él. El pueblo pasó del estado de esclavitud en Egipto, al estado de libertad bajo las órdenes de Moisés. Estaban depositados con Moisés, identificados con él y unificados bajo sus órdenes. Esta es una perfecta ilustración del uso figurado de baptizo, significando transformación de un estado a otro. Ellos fueron transformados por medio de su identificación con Moisés.


Así que San Pablo utiliza la palabra bautismo referiendose al sentido de transformación. Sabemos que los hebreos no se sumergieron en el agua, sino que pasaron por suelo seco, así que ahí la palabra bautismo no aplica para sumergir (los que sí se sumergieron fueron los soldados egipcios y murieron. Y claro, el texto no se refiere a ellos).


Vemos otro texto:


"es que los fariseos y todos los judíos no comen sin haberse LAVADO las manos hasta el codo, aferrados a la tradición de los antiguos, y al volver de la plaza, si no se bañan, no comen; y hay otras muchas cosas que observan por tradición, como el LAVAMIENTO de copas, jarros y bandejas"

(Marcos 7,3-4)


Aquí la palabra "bapto" y "baptizo" se utiliza para "lavar" y "lavamiento". El texto dice que los judíos tenían la costumbre de lavarse las manos hasta los codos, y como vemos, aquí la palabra bautismo no aplica como sumergir cómo mal pregonan nuestros amigos inmersionistas. Pues los rabinos exigían que se derramara agua sobre las manos antes de comer como parte del rito. Las manos eran metidas en el agua, o el agua era vertida sobre ellas. El Talmud dispone que el agua había de ser vertida sobre las manos hasta las muñecas. (Yadaym Cap. II, Mishnah 3). El uso de baptizo con referencia a esta costumbre, en Lucas 11,38, es una evidencia más de que la palabra se empleaba para indicar acciones que no implicaban la idea de inmersión.


Al igual el versículo 4, en dónde la palabra bautismo se utiliza para los lavamientos de las copas, jarros y bandejas.


¿Jesús los criticó o cuestionó por hacer esos lavamientos por medio de la aspersión o rociamiento? No, lo que Jesús cuestionó fue su hipocresía y les hace saber que lo importante es estar limpios interiormente:


"¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio". (Mateo 23,26)


EL BAÑO INTERIOR


Exactamente, Jesús es claro, tenemos que purificarnos interiormente, no importa si la forma en agua es por rociamiento o por Inmersión, pues lo que importa es lo de adentro. Aquí Jesús también apunta hacia el bautismo ¿Porque? Pues porque como lo vimos anteriormente, Jesús por medio de ese sacrificio que hizo en la cruz nos limpia de todo pecado por medio del bautismo, pues sería él Espíritu Santo el que actuaría en dicho acto:


"Yo, en verdad, los bautizo a ustedes con agua para arrepentimiento, pero Aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo; Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego...."

(Mt 3,11)


El texto es muy claro y específico, pues dice que Jesús bautizará en Espíritu Santo.


Pero ¿Porqué el texto dice que también con "fuego"? Porque el "fuego" significa purificación interior (Mal 3,2-3).


Así es, por el Bautismo somos limpiados interiormente por él Espíritu y no por el agua, pues este elemento, sólo es símbolo tanto del Espíritu Santo (Isa 55,1; Isa 12,3; Ez 36,25; Jer 2,13; Zac 14,8; Jn 7,37-39; Apo 21,6; 22,17), como de purificación cómo ya hemos visto antes.


Ahora, al igual que Juan el bautista, Jesús les anuncia que serán bautizados por Espíritu Santo en el día de Pentecostés.


"Que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días»." (Hechos 1,5)


¿Será que los apóstoles se sumergieron para recibir el Espíritu Santo? La respuesta es NO, pues él Espíritu Santo les llegó por derramamiento en lenguas de fuego por la cabeza:


"Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse." (Hechos 2,3-4)


Así que aquí la palabra bautismo tampoco se refiere a sumergir, además de que nos damos cuenta que lo importante en el bautismo es el "Nacer de Nuevo" por el Espíritu, como Jesús le anuncia a Nicodemo:


"Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no NAZCA DE ARRIBA  no puede ver el Reino de Dios.» Respondió Jesús: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu. No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que NACER DE ARRIBA." (Juan 3,3.5-7)


Así es, ese "Nacer de Arriba" es por él Espíritu Santo que nos llega de arriba (derramado), y recordemos que el agua del bautismo simboliza él Espíritu Santo (derramado) y claro, la purificación.


"Porque EN UN SOLO ESPÍRITU HEMOS SIDO TODOS BAUTIZADOS, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu." (1 Cor 12,13)


"él nos salvó, no por obras de justicia que hubiésemos hecho nosotros, sino según su misericordia, por medio DEL BAÑO DE REGENERACIÓN Y DE RENOVACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO" (Tito 3,5)


“Levántate, bautízate y LAVA tus pecados mediante invocar su nombre”. (Hechos 22:12-16.)


El "Baño de regeneración". Eso precisamente es el bautismo, un "baño" que nos regenera para ser un hombre nuevo, pues hemos nacido a una nueva vida. Y claro, un "baño" es también por aspersión.


En las Escrituras vamos a ver algunos eventos que a veces apuntan a algún Sacramento, y en el caso del bautismo hay varios (como ya vimos el del Centurión Longinos), veamos el del ciego de nacimiento:


"Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé. Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo." (Juan 9,6-7)


Todo un mensaje teológico sobre el bautismo. Él hombre era un ciego de nacimiento, al lavarse "esparciendo" agua sobre sus ojos, regresó viendo. Así en el bautismo, nos lava, nos purifica y la ceguera que traemos de nacimiento (pecado original) la dejamos atrás para poder abrir los ojos, poder ver a Cristo. No sería nada imposible que, en el pensamiento, al menos de Juan, esté aludido en estas aguas de Siloé (el agua del Enviado) al bautismo cristiano. Tanto por el «simbolismo» de su evangelio cuanto por haber hablado de él en el capítulo 3 (Jn 3,3-7), lo mismo que por la época de composición de su evangelio. 


Bueno, y ya que hablábamos de rociamientos, de él Espíritu Santo y la limpieza interior. En el Antiguo Testamento hay una hermosa referencia al bautismo cristiano que dice así:


"Los tomaré de entre las naciones, los recogeré de todos los países y los llevaré a vuestro suelo. Los rociaré con agua pura y quedaréis purificados; de todas vuestras impurezas y de todas vuestras basuras los purificaré. Y les daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne.

Infundiré mi espíritu en vosotros y haré que los conduzcáis según mis preceptos y observéis y practiquéis mis normas". (Ezequiel 36, 24-27)


Estas palabras que acabamos de ver, son típicas del pacto que Dios dio a su pueblo desde el tiempo de Abraham. Nótese la transformación que tiene lugar espiritualmente, cuya esencia es limpieza interna. Está señalada por la aspersión del agua limpia. Es el bien conocido bautismo de la antigua dispensación. Y Ezequiel sugiere que este mismo símbolo será prominente en la futura restauración de Israel. Puede añadirse que si la aspersión era sobresaliente en el pasado, y lo será en el futuro, ¿no debería considerarse con la misma importancia en el presente?


Ahí se la dejamos de tarea a nuestros amigos inmersionistas.


RESPONDIENDO TRES OBJECIONES 


Objeción 1 


Cuando les preguntamos a nuestros amigos inmersionistas ¿Dónde Jesús manda bautizar por la forma de Inmersión? Ellos citan (Mateo 28,19). Pero….¿Mandó ahí Jesús hacerlo sólo por esa forma?


Declaración "GENERAL" de la gran comisión


Si baptizo es una palabra que denota una forma determinada, entonces sólo esa forma determinada, por sí sola, puede satisfacer el mandato: "Id por tanto, y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos. . . ." Pero si este es un término de sentido más bien general que determinado, entonces el asunto de la forma no afecta la sustancia del mandato en manera alguna. Se deja, pues, a las personas afectadas el escoger qué forma es correcta, teniendo como base otras consideraciones de las Escrituras.


La Gran Comisión es el único pasaje dónde Jesús ordenó que se administrase el bautismo. Se encuentran cuatro verbos, uno de los cuales es "bautizando". Ahora bien, si esta es una palabra específica, más bien que una palabra de sentido general, entonces el significado exacto es fácil de comprender, pero al leer el texto y el contexto, nos damos cuenta que el sentido de este es "general" y no particular.


Así es, realmente la palabra "bautizando" expresa la idea general, digamos, de limpieza interna y de unión con Dios, como está significada por el uso ritual del agua, la forma sólo tiene importancia general. Esto permanecería siendo cierto si no hubiera otras instrucciones relativas a una manera específica. El punto es, sencillamente, de que si la idea general está representada fielmente por la inmersión, el vertimiento o la aspersión, deberá decidirse sobre otras bases distintas de las del significado literal de la palabra bautizo. Y ya que la historia de la iglesia primitiva exhibe las referidas tres formas, queda sugerido que el significado esencial no es exclusivo de ningún sistema en particular.


Haciendo un examen, se encuentra que los cuatro verbos usados en la Gran Comisión son generales, no particulares:


"Vayan" - No indica cómo tiene uno que ir (Puede ser caminando, en barco, en caballo etc.).


"Haced discípulos" - No especifica si esto es por medio de la predicación, o por instrucción pública o privada, o cómo.


"Enseñando" - No especifica si debe ser por la palabra hablada o escrita.


Justamente así el verbo que nos compete:


"bautizando" - Es igualmente general, pues no indica si ha de ser por inmersión, aspersión o infusión. Únicamente podemos llegar a la conclusión, por esta sola instrucción de nuestro Señor, que su mandato no se refiere a una forma en especial.


Respondamos objeción 2 ….

(Rom 6,2-4)


¿Pero no acaso (Rom 6,2-4) habla sobre la forma del bautismo?


No hermanos, como en un principio lo dijimos y como ya hemos visto, la Biblia no da una orden de qué forma debemos bautizarnos, y la Carta a los romanos de ninguna manera específica la forma que debemos hacerlo. De lo que habla San Pablo aquí, es de cómo con el bautismo participamos en la muerte y resurrección de Cristo, de cómo morimos al pecado y nacemos en Cristo. De eso habla todo el capítulo, y la palabra "agua" ni siquiera es mencionada en todo el capítulo.


Veamos:


"Los que hemos muerto al pecado ¿cómo seguir viviendo en él? ¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva…...[8] Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él…...[10, 11] Su muerte fue un morir al pecado, de una vez para siempre; mas su vida, es un vivir para Dios. Así también vosotros, consideraos como muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús." (Romanos 6,2-4.8.10-11)


Cómo se logra ver, San Pablo explica haciendo un fino análisis del significado místico del bautismo. Son versículos de una gran riqueza teológica extraordinaria, que nos llevan hasta la raíz misma de nuestra vida sobrenatural a través de nuestra inserción en Cristo. Al hablar del "bautismo en Cristo Jesús", San Pablo está apuntando hacia el Sacramento, aquel que instituyó Jesucristo como puerta de ingreso a la Iglesia y así a una nueva vida (Mt 28,19; Jn 3,5).


La idea fundamental que aquí desarrolla San Pablo es la de que el hombre, una vez obtenida la justificación, a roto totalmente con el pecado.


El capitulo 6 comienza con una pregunta, y prosigue para responder a esa pregunta específica. ¡No se puede enfatizar demasiado que la pregunta para nada tiene que ver con el bautismo! La pregunta se refiere al corazón de la santificación. "¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia crezca?"


En respuesta, Pablo dice que el creyente está en unión con Cristo vivo, completamente identificado con Él en su muerte y resurrección. Puesto que el todo incluye todas sus partes, tan completa identificación con Cristo necesariamente incluye la identificación con Su muerte al pecado y su resurrección victoriosa a la vida. Estas son dos partes esenciales de la identificación completa. Lógicamente, entonces, un creyente que está tan completamente identificado con Cristo, no debe continuar en el pecado, violando esa unión, y echando a perder esa identificación.


Recordemos que los primeros ocho capítulos de Romanos son un discurso teológico, y nada se dice en absoluto acerca de asuntos prácticos tales como la administración de la iglesia, los sacramentos y su administración, o formas particulares de culto. Romanos se circunscribe a las realidades espirituales, de las cuales los sacramentos no son sino señales y sellos visibles. El bautismo espiritual está primordialmente a la vista en el capítulo 6, no el bautismo con agua.


Lo mismo ocurre en la Carta a los Colosenses. Tampoco se refiere a la forma de cómo debemos bautizarnos, aquí habla de  cómo somos resucitados por la fe en la acción de Dios por el bautismo. Pero igualmente, no se menciona la palabra "agua", así que no habla de la forma del bautismo en el agua, sino de nuestro nacimiento en Cristo:


"en él también fuisteis circuncidados con la circuncisión no quirúrgica, sino mediante el despojo de vuestro cuerpo mortal, por la circuncisión en Cristo.

Sepultados con él en el bautismo, con él también habéis resucitado por la fe en la acción de Dios, que resucitó de entre los muertos." (Col 2,11-12)


Tanto (Rom 6,2-4) cómo (Col 2,11-12) hablan del simbolismo de la palabra "Bautismo" de morir en Cristo y nacer en Cristo, participando de su muerte y resurrección.


Probablemente el bautismo por Inmersión sea muy rico por el simbolismo que lleva, pero al igual el bautismo por aspersión lo lleva, pues como vimos anteriormente, Cristo sufrió "derramando" su sangre en sacrificio por nosotros y él mismo dice que eso es un bautismo (Mc 10,38 ver también Luc 12,50).


Sobre el simbolismo de la palabra bautismo, el "Catecismo de la Iglesia Católica" explica:


1214 Este sacramento recibe el nombre de Bautismo en razón del carácter del rito central mediante el que se celebra: bautizar (baptizein en griego) significa "sumergir", "introducir dentro del agua"; la "inmersión" en el agua SIMBOLIZA el acto de sepultar al catecúmeno en la muerte de Cristo, de donde sale por la resurrección con Él (cf Rm 6,3-4; Col 2,12) como "nueva criatura" (2 Co 5,17; Ga 6,15).


1220 Si el agua de manantial simboliza la vida, el agua del mar es un símbolo de la muerte. Por lo cual, pudo ser símbolo del misterio de la Cruz. Por este simbolismo el bautismo significa la comunión con la muerte de Cristo.


Así es, "por este simbolismo el bautismo significa la comunión con la muerte de Cristo".


El agua sólo es un símbolo, pues lo que realmente nos limpia es él Espíritu Santo.


Bueno, refutemos otro objeción…..


Objeción 3 …. ¿Mucha agua?


Los amigos "inmersionistas" utilizan el texto de (Jn 3,23) para afirmar que la forma del bautismo tiene que ser únicamente por Inmersión, pues el texto habla de "mucha agua":


"Juan también estaba bautizando en Enón, cerca de Salim, porque había allí mucha agua, y la gente acudía y se bautizaba." (Juan 3,23)


La palabra Enón viene, probablemente, del arameo, significando "manantiales" o "fuentes". Las palabras traducidas "mucha agua", literalmente se interpretan "muchas aguas", por ser plural. Esta es, de hecho, la traducción dada a las mismas palabras en Apo. 1,15 y 19,6. No hay volumen de agua en Enón, ni lo hubo nunca. Pero como lo implica el nombre, había y hay manantiales cerca de Salim, a pocas millas del sudoeste de Betania.


Ahora, nuestros amigos inmersionistas, interpretan que como había "mucha agua" era por Inmersión. ¿Razonamos entonces qué si hubiera "poca agua" sería por aspersión?


Bueno, pues a nuestros amigos inmersionistas, se les olvida que Juan también bautizaba en lugares dónde había "poca agua" :


"apareció Juan BAUTIZANDO EN EL DESIERTO, proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados." (Marcos 1,4)


¡En el desierto! ¡Dónde el agua es muy escasa! Así que se podría decir que ahí el bautismo sólo podía administrarse por aspersión o rociamiento, pues no había el agua suficiente para hacerlo por Inmersión (Además de cómo ya vimos anteriormente, Juan era judío, hijo de Zacarías [Sacerdote], y tenía esa herencia milenaria del lavamiento por aspersión).


Bueno, lo mismo vemos en el caso cuándo Felipe bautizó al eunuco, pues lo hace en un lugar donde hay muy poca agua, en el camino que desciende de Jerusalén a Gaza el cual es el desierto:


"El Ángel del Señor habló a Felipe diciendo: «Levántate y marcha hacia el mediodía por el camino que baja de Jerusalén a Gaza. ES DESIERTO.»

(Hechos 8,26)


Pero resulta curioso que el texto (Hechos 8,36-39)  de Felipe y el eunuco sea utilizado por nuestros amigos inmersionistas para mostrar el bautismo por Inmersión.


EL BAUTISMO DEL EUNUCO 


El texto dice así:


"Y yendo por el camino, llegaron a un sitio dónde había agua, y dijo el eunuco: "Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?". Y mandó parar el carro; y DESCENDIERON AMBOS AL AGUA, Felipe y el eunuco, y le bautizó. CUÁNDO SALIERON DEL AGUA, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino."

(Hec 8,36-39)


Si nuestros amigos inmersionistas afirman que descender es sumergirse, entonces hay que interpretar (Hechos 8,38) que el bautizador y el bautizado, ambos se sumergieron en el agua y entonces los dos fueron bautizados al mismo tiempo y peor aún, Felipe entonces se rebautizó, pues él ya estaba bautizado, pues el texto dice descendieron AMBOS al agua y nuestros amigos interpretan que ese "descender" es bautizarse por Inmersión.


Felipe bajo al agua y subió otra vez, así también como el Eunuco. Los dos bajaron al agua. Si nuestros amigos inmersionistas pueden demostrar que el Eunuco fue sumergido entonces ellos han demostrado que también Felipe fue sumergido.


Así que el hecho de que diga que "descendieron" no significa que el eunuco se haya bautizado por Inmersión, pues el texto dice que  Felipe también descendió al agua pero él no fue bautizado. Por lo tanto no hay prueba absoluta de un bautismo por Inmersión en el pasaje. Nosotros sencillamente ignoramos qué forma se usó, pero por el contexto que nos específica que fue en un lugar con "poca agua" (EN EL DESIERTO Hec 8,26), lo más probable es que a de haber sido por aspersión.


Entrar al agua puede significar que se mantuvieron de pie en el agua, para tomar de ella con algún recipiente o hisopo, a fin de poderla verter o rociar y después salir, pues el texto también dice que "ambos salieron del agua". Así que ese entrar y salir para nada significa que haya habido un bautismo por Inmersión.


Pongamos el ejemplo (cotidiano) de un niño jugando metiendo los pies en un charco de agua. Su madre, al verlo jugar en el charco le grita molesta: "¡Salte del agua!" Y el niño sale del agua. Ese salir del agua no significa que él niño haya estado sumergido en ella, pues sólo era un charco de agua.


Así que basar el bautismo por inmersión en la expresiones de Mateo 3:16 que dice: “Jesús después de que fue bautizado salió luego del agua” y de Hechos 8:38, que dice: “descendieron y salieron ambos al agua”, no afirma sin lugar a duda, que las personas se sumergieron, ya que el agua siempre está al nivel más bajo de la tierra, siempre se hablará de “descender“ y “salir o subir” del agua aunque solamente se hayan metido los pies.


¿Cómo interpretarían los inmersionistas Jn. 11:55, “Y muchos subieron de aquella región a Jerusalén?”. Las gentes salieron de debajo de la tierra para ir a Jerusalén? Claro que no.


BAUTISMO DE TRES MIL PERSONAS EN JERUSALÉN


Hay un hecho interesante en la Biblia, en dónde los apóstoles bautizaron a tres mil personas en un día:


"Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas 3.000 almas." (Hechos 2:41)


Bueno, pues esas tres mil personas que se bautizaron el día de pentecostés, sólo pudieron haberlo hecho por aspersión, pues Jerusalén está sobre un monte en una de las regiones más altas del país, dónde el agua era muy escasa (y muy peleada), tampoco había ríos en ese lugar, ni tiempo para bautizar de otra manera. ¿Cómo fue que bautizaron entonces a esas tres mil personas? Lo más lógico, la aspersión.


Los Arqueólogos han demostrado que en el tiempo de la narrativa Bíblica, no hubo demasiada agua como para sumergir a tanta cantidad de gente. Aun si fuera así, los habitantes de Jerusalén no habrían permitido que su fuente de agua fuera contaminada por tres mil personas. Es más, personas con condiciones médicas, como los cuadripléjicos, paralíticos, cojos, flujos de sangre, etc, estas personas no hubieran podido entrar en el agua para ser sumergidas.


Pensar que los apóstoles sumergieran a las gentes en las reservas públicas de las que se tomaba el agua para beber y cocinar, es absurdo. Lo habrían prohibido, por simple decencia. Y ciertamente lo habrían prohibido los escrupulosos judíos. Estos factores plantean problemas a los que deben enfrentarse nuestros amigos inmersionistas.


TODA UNA FAMILIA BAUTIZADA EN LA CARCEL Y EN LA MADRUGADA


"Y le anunciaron la Palabra del Señor a él y a todos los de su familia. En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas; inmediatamente recibió el bautismo él y toda su familia".

(Hec 16,32-33)


En éste texto vemos que San Pablo fue llevado con premura con la familia de él carcelero, y que bautizó a toda una familia entera, todo ésto, a media noche. Lo lógico es pensar en la aspersión, pues fue adentro de una carcel, dónde no hay ríos, y en la madrugada, imposible salir a esas horas a buscar un río o un lugar con mucha agua.


Fue un bautismo inmediato que no sugiere cambio de lugar para su ejecución, ya que, ciertamente, en la cárcel, no había lugares adecuados para una inmersión. El carcelero había llevado agua para lavar las heridas de Pablo y de Silas, y los hechos conocidos sugerirían que se usó parte de esa misma agua para dicho bautizo: En aquella misma hora de la noche el carcelero los tomó consigo y les lavó las heridas; inmediatamente recibió el bautismo él y toda su familia". (Hec 16,32-33)


Igual en la actualidad, imposible para un encarcelado tener acceso a una fuente de agua para ser sumergido en el bautismo, en estos casos la aspersión fue la más adecuada forma de administrar el bautismo. Lo mismo sucede para los Eskimales, la inmersión en estos casos no es apropiado, sin embargo, el método de la aspersión es la más adecuada.


EL CASO DE CORNELIO


En el caso de Cornelio, los sucesos inmediatos se confinaron en su hogar. No hay idea de que saliera de casa para ir a algún lugar con mucha agua para el bautismo. La expresión: "¿Puede alguno impedir el agua?", suena mucho como a un rito simple; para el cual ya se tenía a mano el agua necesaria; y en consecuencia no había razón para que no se efectuará. 


En el pasaje que describe estos detalles en casa de Cornelio, Hec 11,15-16, Pedro dice: "Y como comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros en el principio. Entonces me acordé del Señor como dijo: Juan ciertamente bautizó en agua; mas vosotros seréis bautizados en Espíritu Santo". También dijo Pedro (Hec 2,14-18) que el Pentecostés era en cumplimiento de la profecía de Joel: "Y será en los postreros días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre toda carne". Esa es la manera como aconteció: Dios derramó Su Espíritu sobre ellos; el Espíritu cayó sobre ellos. El bautismo con el Espíritu Santo fue un "caer sobre". Pedro inmediatamente pensó en el bautismo con agua, y la relación sugeriría que el bautismo ritual fue como un "caer sobre", esto es un simple vertimiento o aspersión.


EL CASO DEL MISMO SAN PABLO


Hechos 9 relata las circunstancia del bautismo propio de San Pablo. Éste es el único bautismo de agua que se describe en el Nuevo Testamento, con algunos detalles que pudieran sugerir su forma. Ananías dijo a Pablo: "Levántate y bautízate" (Hec 22,16), y otra vez dice que "se levantó y fue bautizado" (Hec 9,18). El término griego traducido "levántate" y también "se levantó" es un participio. Una traducción literal en ambos casos sería: "poniéndose de pie fue bautizado". No hay ninguna sugerencia de inmersión. Nada se dice de un cambio de vestimenta; ni de ir a un lugar con mucha agua o apropiado para la inmersión; ni del uso de toallas; ni de demoras para hacer los preparativos necesarios. Si algo se insinúa, es un rito simple sin detalles especiales que registrar.


Recordemos también, que San Pablo era un fariseo estricto, y es posible que el único bautismo del cual él supiera, fuera el de la forma judía de rociamiento o aspersión.


UN POCO DE AGUA ES SEÑAL DE LIMPIEZA TOTAL


Regresando al tema de "mucha agua" o "poca agua", podemos ver, que en los lavamientos de purificación que acostumbraban los judíos era con "poca agua" y eso era señal de limpieza total, no había la necesidad de sumergirse o mojarse por completo. Un ejemplo de esto lo vemos en el Evangelio de San Juan. Veamos:  


"Le dice Pedro: «No me lavarás los pies jamás.» Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo.» Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza.» Jesús le dice: «El que está lavado, no necesita sino que lave sus pies; mas está de todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos.»"

(Juan 13,8-10)


Esté pasaje, apunta hacia el bautismo cristiano por el mensaje teológico que tiene, pues Jesús dice: "Si no te lavo, no tienes parte conmigo". Cómo hemos visto anteriormente, Cristo nos "lava" por medio de su Sangre derramada en la Cruz, y si no nos bautizamos, no tenemos parte con él, pues no estamos haciendo efectivo ese derramamiento de Sangre.


San Pedro le dice "¡Lávame todo!" Pero Jesús le enseña que con un poco de agua él ya está todo limpio, osea, poca agua es señal de limpieza total.


Esto nos recuerda un hermoso texto con las palabras de él rey David en el Salmo 51,7, el gran salmo penitencial: "Purifícame con hisopo, y seré limpio". Así es, con el sólo rociamiento del hisopo queda en total purificación. 


Esté gesto de "lavar" tiene particular significado en el lavatorio de los pies el jueves Santo. Es el gesto que Jesús hizo en su cena de despedida, dando así a sus discípulos una plástica lección servicialidad, él había dicho que había venido, no a ser servido sino a servir y dar la vida por los demás, antes de ir a la cruz, donde se daría totalmente a sí mismo, quiso hacer este gesto simbólico de su pasión y su muerte.


El lavatorio de los pies fue celebrado durante algunos siglos, en algunas regiones de la iglesia como en Milán, Cómo signo también de la purificación bautismal. Pero más general y duradera hasta nuestros días ha sido la interpretación, y precisamente el jueves Santo, de la lección de calidad por parte del que es pastor y animador de la comunidad.


Al igual, el rociamiento que se hace con agua bendita al terminar la Santa Misa es signo de purificación bautismal y nos recuerda que por nuestro bautismo, tenemos un compromiso con Cristo y su Iglesia.


Algo curioso es que él Apóstol San Pablo nos muestra que los cristianos judíos practicaban algunos lavamientos de purificación (bautismos), pues en la Carta a los hebreos dice:


"Por eso, dejando aparte la enseñanza elemental acerca de Cristo, elevémonos a lo perfecto, sin reiterar los temas fundamentales del arrepentimiento de las obras muertas y de la fe en Dios; DE LA INSTRUCCIÓN SOBRE LOS BAUTISMOS y de la imposición de las manos; de la resurrección de los muertos y del juicio eterno." ( Hebreos 6,1-2)


Este pasaje de la Epístola a los hebreos a sido comentada de diferentes maneras por los teólogos, y la que más sobresale es que los cristianos de la época de San Pablo eran instruidos con diferentes baños y abluciones que entonces existían, particularmente con los judíos (de hecho la carta va dirigida a los cristianos hebreos), y que en siglos posteriores seguían también practicandose, (cómo el lavatorio de pies en Jueves Santo).


Bueno, después de haber refutado esas tres objeciones, ahora veamos algunos escritos de los Padres apostólicos [9].


PADRES APOSTÓLICOS


¿Los Padres apostólicos aprobaban el bautismo por aspersión?.


Así como hay casos dónde los Padres apostólicos hablan a favor del bautismo por inmersión (pero no en contra de la aspersión), así también hay unos que nos hablan de la aspersión.


Comenzaremos con la Didaché. La Didaché es una palabra griega que significa “enseñanza”. El título completo de la obra es “La instrucción del Señor a los gentiles por medio de los doce apóstoles”, o de forma más resumida “La Doctrina de los doce apóstoles”.


Está considerado como uno de los documentos más importantes de la Iglesia primitiva. Aunque la fecha de su composición no se conoce con exactitud algunos autores opinan que fue escrito entre los años 50 al 70.


¿Qué es lo que enseña este importante documento sobre el bautismo en los primeros años de la Iglesia? Veamos:


“Acerca del bautismo, bautizad de esta manera: Dichas con anterioridad todas estas cosas, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva [corriente]. Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua; si no puedes hacerlo con agua fría, hazlo con caliente. Si no tuvieres una ni otra, derrama agua en la cabeza tres veces en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Antes del bautismo, ayunen el bautizante y el bautizando y algunos otros que puedan. Al bautizando, empero, le mandarás ayunar uno o dos días antes.” (Didaché 7,1-4)


Bueno, pues aquí la Didaché nos muestra que en los primeros años de la Iglesia ya el bautismo era aplicado en las formas por Inmersión y por aspersión sin ningún problema. Así que para los primeros cristianos el significado de la palabra no establecía una manera fija para la administración del sacramento y que este podía variar de acuerdo a las circunstancias.


San Cipriano (250), Obispo de Cartago, Santo y mártir de la Iglesia. Autor importante en el Cristianismo primitivo, muchas de sus obras en latín se han conservado. En sus escritos podemos darnos cuenta que ya en los primeros años de la Iglesia se bautizaba también por aspersión, pues en el caso de los enfermos y moribundos, la inmersión era imposible y el sacramento era entonces conferido por una de las otras formas. Esto era tan reconocido que la infusión o aspersión recibían el nombre de bautismo de los enfermos (baptimus clinicorum). San Cipriano declara que está forma es válida. (San Cipriano Ep. LXXVI)


San Justino Mártir (100 - 168). En sus escritos al bautismo le llama "Lavatorio", "baño", e inclusive cita al Profeta Isaías. Esto nos da a entender que el bautismo implementado por San Justino, era del modo judío, por la aspersión.


"Y también está dicho en el Profeta Isaías el modo como podían librarse de los pecados aquellos que habiendo pecado se arrepintieran: <Lavaos, volveos limpios, quitar las maldades de vuestras almas, aprended hacer el bien...> (Is 1,16ss)


"Se invoca sobre el que ha determinado regenerarse, y se arrepiente de sus pecados, estando él en el agua, el nombre del Padre de todas las cosas y señor Dios, el único nombre que invoca el que conduce a este lavatorio al que ha de ser lavado ... este baño se llama iluminación para dar entender que son iluminados los que aprenden estas cosas".

(San Justino, 1 Apología 61)


Tertuliano (155 - 220). Nos dice que no importa donde nos bauticemos, ya sea en un río, un estanque o con un recipiente, y que tiene el mismo valor los bautismos que hizo Pedro en el río Tiber al que hizo Felipe en el agua que encontró al azar en el desierto. Que lo importante es tener agua para ser "lavados". (Tertuliano, De Baptismo 13)


¿QUÉ DICEN LOS HISTORIADORES PROTESTANTES SOBRE LA FORMA DEL BAUTISMO EN LOS PRIMEROS AÑOS DE LA IGLESIA?


Ahora nos toca ver cómo es que mismos historiadores protestantes reconocen como ya en la primitiva Iglesia, el bautismo por aspersión era ya una costumbre:  


"El Bautismo por Inmersión, era en todas partes el rito de iniciación a la Iglesia, no obstante, ya hay mención definida que en el año 120, de que ya el bautismo por aspersión, era una costumbre."

(Jesse Lyman Hurlbut "Historia de la Iglesia" pág. 41)


En cuanto al método del bautismo, es probable que la forma original fuese la inmersión, total o parcial. Esto implican pasajes como Romanos 6:4 y Col. 2:12. Los grabados de las catacumbas parecen indicar que la inmersión no siempre era completa. La más completa evidencia es la Doctrina: "Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua; si no puedes hacerlo con agua fría, hazlo con caliente. Si no tuvieres una ni otra, derrama agua en la cabeza tres veces en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo." La efusión era, pues, una forma reconocida de bautismo. Cipriano la apoyaba cordialmente.

(Williston Walker - Historia de la Iglesia cristiana pág. 96)


EL ARTE PALEOCRISTIANO


Se denomina arte paleocristiano al estilo de arte que se desarrolla durante los cinco primeros siglos de nuestra era, desde la aparición del cristianismo, durante la dominación romana, y después de la libertad de culto, hasta la invasión de los pueblos bárbaros [10].


El testimonio de las Catacumbas referente al modo del bautismo, hasta donde se puede extender, es fuerte e irrefutable a favor de la aspersión e infusión. Todas las figuras representadas en este rito indica que este modo de bautismo de aspersión fue practicada, no existe una clara expresión de arte como evidencia del bautismo en forma de inmersión. Ninguna figura indica a Jesús siendo bautizado por inmersión.


Cómo ejemplo veremos cuatro pinturas de entre el siglo II y III de las Catacumbas Romanas, dónde los cristianos se refugiaban, enterraban a sus muertos y se reunían cuando estaban siendo perseguidos por el Imperio Romano.







Recordemos que las pinturas en los primeros años de la Iglesia, también eran un medio de evangelización, pues así mostraban que es lo que ellos creían. Así que, sí estás pinturas mostraban el bautismo por aspersión, es porque los primeros cristianos practicaban tal forma, si no, sería una verdadera contradicción.


Veamos algunas citas sobre arqueología de algunos investigadores relacionadas con el bautismo.


El Diccionario Oxford de la Biblia (2004) dice: “la evidencia Arqueológica desde los primeros siglos muestra que el bautismo fue administrado a veces por inmersión, pero también por infusión usando un vaso para verter agua en la cabeza del candidato.”


La “Historia del Cristianismo Cambridge” (2006) también concluye desde la evidencia arqueológica que el verter agua tres veces sobre la cabeza del candidato fue una forma frecuente. (Margaret Mary Mitchell, Frances Margaret Young, K. Scott Bowie, Cambridge History of Christianity, Vol. 1, Origins to Constantine (Cambridge University Press 2006 ISBN 978-0-521-81239-9), pp.160-161).


Robin Jenses escribe: “Historiadores han asumido a veces que el bautismo fue llevado a cabo por inmersión total del cuerpo. Sin embargo, la evidencia arqueológica e iconográfica es ambigua en este punto. Aparte de esto, un gran número de pinturas muestran agua siendo derramada sobre la cabeza de los candidatos (derramamiento) ya sea de un caída de agua o de algún vaso litúrgico". (Living Water: Images, Symbols, and Settings of Early Christian Baptism By Robin Jensen)


CÓMO SE UTILIZA LA PALABRA "BAPTO", "BAPTIZO" EN LA LITERATURA GRIEGA CLÁSICA


En la literatura griega de Aristófanes encontramos el empleo del vocablo griego “baptizo” para describir el acto de teñir el agua con la sangre de un sapo, o pintar la cara con tinta, o de manchar la mano al exprimir una sustancia colorante. En ninguno de esos ejemplos puede tener el significado de sumergir, lo que significa que en el mismo griego clásico tiene otro sentido.


Hipócrates dice del líquido colorante: "Cuando gotea sobre los vestidos, éstos se tiñen". El usa bapto, no para dar la idea de inmersión, sino de impregnación.


Esquilo habla de "un vestido teñido por la espada de Egisto", y su pensamiento no es de inmersión, sino de transferencia del color de la sangre al vestido. El concepto es de transformación.


Considérese el caso donde Hornero dice de Crombófago que "cayó y no respiró más, y el lago estaba teñido con sangre". ¡El lago no fue sumergido! Antes bien, el lago recibió la sangre. La cosa significativa a la vista es el efecto, no el medio específico por el cual se consiguió el efecto.


Platón, escribiendo alrededor del año 400 A. C., en su Syinposium, tiene una discusión acerca de cómo lograr el mayor placer bebiendo vino, pero con el menor daño. 


Aristófanes confiesa a Pausanias su propia embriaguez anterior: "Porque yo mismo soy de los bautizados ayer". No hay idea de inmersión, sino más bien de que por beber demasiado, vino un cambio de la sobriedad a la' intoxicación. Aquí baptizo lleva el sentido de transformación.


Flavio Josefo, el historiador nacido más o menos en el tiempo de la muerte de Jesús, un contemporáneo más joven que Pablo y que los otros escritores del Nuevo Testamento, en sus Antigüedades Judías comenta un incidente relatado en Jeremías 41:2. El habla de Ismael quien sobresalió por su cordialidad hasta el punto de la embriaguez. Josefo escribe: "Dándose cuenta de que estaba tan afectado y bautizado, hasta la anestesia, por el sueño a causa de las bebidas fuertes, Ismael, levantándose con sus diez amigos, hirió a cuchillo a Gedalías". La idea es que Gedalías fue reducido, de un estado de defensa vigilante, a un estado de estúpido abandono indefenso, debido al alcohol. La idea es simplemente de transformación.


Cómo pueden ver nuestros amigos inmersionistas, las pruebas son abrumadoras. Lo único que pueden hacer es cegarse ante todas estas pruebas irrefutables sobre la forma del bautismo por aspersión. Aferrarse, y cerrarse a seguir limitando tan importante Sacramento (digno de una secta). Y hacerlo de difícil acceso para todas las gentes de buena voluntad.


BENEDICITE DEUM


Notas y referencias


[1] Enlaces a los libros de James W. Dale sobre el tema del Bautismo.

https://g.co/kgs/YS1XMb

https://g.co/kgs/gNvfQ5

https://g.co/kgs/vAjE2i

https://g.co/kgs/zgQUD8


[2] Diccionario bíblico Strong's

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.dushiapps.diccionario.strongs.en.espanol.completo


[3] Diccionario de Antigüedades Griegas y Romanas, por William Smith

https://es.qwe.wiki/wiki/Dictionary_of_Greek_and_Roman_Antiquities


[4] Diccionario Bíblico Reina Valera

http://play.google.com/store/apps/details?id=diccionario.biblico


[5] Interlineal Griego Español Reina Valera

https://drive.google.com/file/d/1e6IiaMxSSTwhaTZSAPo34zVt4bkpmQuP/view?usp=drivesdk


[6] Agua lustral, para purificar [de "luere", desligar, expiar]. En el cristianismo se emplea cuando se quiere expresar la ablución bautismal y sobre todo cuando la ablución tiene un tono de purificación cúltica.


[7] Se llama Antitipo a la realidad del Nuevo Testamento que se corresponde con el tipo del Antiguo; aunque el término griego también se traduce “figura” en la versión castellana de la Biblia (He 9.24; 1P 3:21).


[8] Biografía de Cayó Casio Longinos, por Jesús Mondragón.

https://www.catholicmagazine.net/2019/10/su-nombre-era-cayo-casio-longinos-y.html?m=1


[9] Se llaman Padres Apostólicos a los autores del cristianismo primitivo que, los cuáles tuvieron contacto directo con uno o más de los doce apóstoles de Jesús o que fueron discípulos de algunos de ellos. Se trata de escritores del siglo I y de principios del siglo II, cuyos escritos tienen una profunda importancia para conocer qué creían los primeros cristianos. Se caracterizan por ser textos descriptivos o normativos que tratan de explicar la naturaleza de la entonces novedosa Doctrina Cristiana.


[10] Explicación completa sobre el arte Paleocristiano, aquí:

https://www.solumverbumdei.com/2020/02/sabe-usted-que-es-el-arte-paleocristiano.html


Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.


CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email