lunes, 3 de febrero de 2020

Yo nací en la secta herética, La luz del mundo


YO NACÍ EN LA SECTA HERÉTICA, LA LUZ DEL MUNDO 

"En tiempo de Samuel Joaquín fui bautizada dentro de sus leyes y mi familia me obligaba a tener obediencia ciega a sus designios". Participaba activamente en el coro de la iglesia, era obrera voluntaria y miembro activo de la comunidad. "Así es como me empecé a acercar a Samuel Joaquín y a su familia". 

En una ocasión Carmen Rodríguez, una de las mujeres que varias de las afectadas han señalado como una de las meretrices que preparaban psicológica y físicamente a las jovencitas para integrarse al harén, la llamó para que bailara hawaiano en honor al "varón de Dios". Yo accedí porque mi familia consideró que se trataba de un gran honor al que no cualquiera podría acceder. 

Al llegar, Carmen Rodríguez me instruyó sobre los pasos del baile, y me aconsejó que lo que ocurriera dentro de la casa de La Hermosa Provincia lo guardara como un secreto, porque no era conveniente que la gente se enterara de la vida privada del "siervo de Dios". Dentro de una de las habitaciones, una de las tres chicas que también participarían en la danza, me dijo que tendrían que bailar sin sostén. "Y yo me espanté porque dentro de la iglesia se predica el pudor y la moral, me sentí avergonzada, pero no me podía negar ante los deseos de la autoridad más grande que había tenido en toda mi vida". 


Y en compañía de otras jovencitas de más o menos mi edad fuimos llevadas a una estancia donde nos esperaba Samuel Joaquín en una cama. Y ahí, Aidé Abelar, otra de las meretrices, nos grabó en video mientras bailabamos, recuerdo que Carmen Rodríguez nos dio algunas bebidas embriagantes y después de poco tiempo, Samuel Joaquín, nos llamó para que nos acercaramos y nos pudiera tocar. 

"A las tres nos empezó a besar y acariciar los senos. Pero él es sádico, de modo que los besos eran en realidad mordidas y las caricias eran pellizcos. Yo no quería hacerlo pero no podía negarme". Las tres éramos nuevas en esto. "No me enteré sino meses después que este era apenas el principio". Semanas después mi hermana mayor me empujó a visitar nuevamente a Samuel Joaquín. En esta ocasión ambas iríamos a darle masajes en los pies. 

Al llegar, ni sabía exactamente qué hacer. Cuando entramos a la habitación, Samuel Joaquín nos pidió que nos quitaramos la ropa y nos quedáramos en ropas íntimas para darle los masajes. 

De pronto, mientras realizábamos nuestra labor, Samuel le dijo a mi hermana: "Préstamela para que me acaricie y así me sienta como un cachorrito". Ya en la cama fui obligada a manipularle los genitales. El mientras tanto me hacía lo mismo. No pude evitarlo y tuve que acceder a todos los deseos del "varón de Dios". El pastor sólo me comentó: "es que así me descargo de todas las tensiones, si no pregúntale a tu hermana, ella ya sabe de esto". 

Otro día Carmen Rodríguez me invitó a dormir en la casa de Samuel Joaquín. Esta fue la última vez que participaría en este tipo de situaciones. Mi familia se enteró y pese a mi negativa, me obligaron a ir. La casa a la que fuimos no era la "casa grande", sino una anexa. Llegaron tres chicas. Carmen nos sugirió que durmieramos un rato. Como a las tres de la mañana, la mujer nos levantó. "Píntense y arréglense un poco que vamos a ver al "varón de Dios". 

Obedecimos y en pocos minutos fuimos conducidas hacia la casa ubicada en la calle de Jericó. "Estaba totalmente oscuro cuando entramos en una de las recámaras. Alguien nos ordenó que nos metiéramos en la cama en ropa interior y que luego acariciáramos y besáramos al pastor. 

Él llegó con una bata roja, se la quitó y se metió en la cama. Atrajo a una de las chicas a su cara y a las otras dos las instruyó para que besaran el resto de su cuerpo y para que succionaran en sus genitales. "Yo no veía las otras dos, preferí hacer lo que ordenó. A mí me tocó la parte de abajo y tuve que soportar incluso probar su propio semen. Entonces, el pastor no penetró a ninguna. Al terminar se paró de la cama y cínicamente nos dijo: 'QUÉ DIOS SE LOS PAGUE' ". 

Esos acontecimientos me afectaron para siempre. Cuando me enteré que si me casaba no volvería a pisar la casa del varón porque a él no le gustan opté por casarme con el que entonces era mi novio", y me retiré de esa SECTA diabólica. 

"Cuando le dije a mi familia , todos me acusaron, dijeron que mentía y se alejaron de mí. Tengo once hermanos y ninguno de ellos quiere hablarme". 

NOTA: Eusebio Joaquín, padre de Samuel y abuelo de Naasón también fue demandado penalmente. 

Samuel Joaquín abusaba sexualmente de las jóvenes
amparado en su carácter "divino" 

Por: Norma Angélica Cuéllar

Tratado como Dios en la tierra y con privilegios reales. Samuel Joaquín Flores, líder espiritual de la Iglesia Luz del Mundo, heredó de su padre, Aarón Joaquín -fundador de esa organización religiosa-, la costumbre de recibir adoración y culto a su persona y contar con un grupo de mujeres que preparan jovencitas para brindarle bailes y compañía nocturna. 

Por el año de 1942, según consta en actas y en la prensa de la época, Aarón Joaquín fue acusado de abuso sexual en contra de algunas integrantes de la propia comunidad de Luz del Mundo o también llamada "aaronista", pero el tiempo pasó y nunca se supo la verdad. En 1964, al morir el fundador, cuya imagen es adorada, ascendió no por herencia, sino por "ungimiento" Samuel Joaquín a la posición máxima de la Luz del Mundo. Desde entonces, Samuel Joaquín es una de las cuatro divinidades que adoran al interior de esa iglesia: Dios, Cristo, Aarón Joaquín y él, Samuel Joaquín, a quien sólo se le ve en ocasiones muy especiales dentro de la iglesia. 

De acuerdo con relatos del excronista de La Luz del Mundo, Fernando Flores, la disciplina moral al interior de la comunidad es rígida, se impide la promiscuidad, el incesto, la homosexualidad y el lesbianismo.
Las mujeres deben dejarse el cabello largo y utilizar falda larga. Los hombres no deben acercarse a las mujeres y sin excepción, todos deben casarse con los propios "aaronistas". 

La iglesia, que actualmente cuenta con unos 400 mil seguidores en varias partes del mundo, con sede en Guadalajara, ejerce control sobre las familias, quienes deben pagar su diezmo semanal sobre sus ingresos y sus propiedades. Durante años, señala Fernando Flores, quien también era director de la escuela primaria y subdirector de la escuela secundaria de la Hermosa Provincia, no se habló de los abusos de que las jóvenes eran objeto. Pero un día alguien decidió hablar y de ahí comenzó el escándalo. 

El profesor, quien permaneció durante 20 años en esa iglesia, tuvo que retirarse al conocer los excesos, las violaciones y los traumas de sus alumnas. "Yo lo hice por mí y por mi familia, por mis hijas, quienes algún día también podrían ser objeto de sus deseos". 

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad. 


CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA 


NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DONACIONES

BÚSQUEDA POR TEMA

Notas recomendadas