jueves, 23 de enero de 2020

Yo era Católica... ¿Cuántas veces hemos escuchando eso? Pero...


YO ERA CATÓLICA... ¿CUÁNTAS VECES HEMOS ESCUCHADO ESO? PERO...

"Yo era católica", dijo la señora a unos metros de mí en el estacionamiento. "Ahora soy cristiana y tú también puedes serlo". Ella procedía a entregarle un folleto a un caballero que estaba al lado de la maletera abierta de su auto. Al ver esto, no pude contenerme.

"Disculpe", le dije a la dama "pero ¿me podría dar también un panfleto?" Ella sonrió. “¿Eres salvo?”, Preguntó ella. "Claro que lo soy; Soy un católico creyente", respondí. Ella me miró como si tuviera mal aliento o algo así.

Ella continuó: “Solo le estaba diciendo a este caballero que yo también era católica, católica desde hace treinta y tantos años. Ahora he encontrado a Cristo y estoy tratando de decirles a todos los que conozco acerca de la salvación a través de Cristo.”

“Wow, eso es algo interesante! ¿Puedo preguntarle por qué dejó la Iglesia? ”. Podría decir que, al hacer esta pregunta, la señora se estaba emocionando. Después de todo, probablemente había sido rechazada por docenas de personas y ahora tenía a alguien a quien podía "dar testimonio" de Cristo.

"Ya ves", dijo, "nací católica. Asistí a misa todas las semanas, recibí los sacramentos y me gradué de una escuela católica. Ni una sola vez escuché el evangelio proclamado. ¡Ni una vez! Fue después del nacimiento de mi primer hijo que un buen amigo mío compartió 'el evangelio' conmigo y acepté a Jesús como mi Señor y Salvador personal y me convertí en cristianismo. Ahora pertenezco a una iglesia 'creyente en la Biblia' y estoy compartiendo el evangelio con quien desee escucharnos."

Esto me sorprendió. "¿Quieres decir que perteneciste a la Iglesia Católica por más de cuarenta años y nunca escuchaste el evangelio?", le dije. Ella estaba cada vez más emocionada. “Sí, nunca escuché el evangelio de salvación predicado, enseñado o incluso mencionado en la Iglesia. Si no predican el evangelio, disculpe mi franqueza, simplemente no son cristianos". Me rasqué la cabeza y dije: "eso es extraño. He sido católico toda mi vida y apuesto a que escucho el evangelio cada semana en la Iglesia". Su sonrisa se desvaneció rápidamente en una mirada de curiosidad. "Tal vez, no estoy entendiendo algo", continué. "Dígame a qué se refiere con el evangelio".

La señora metió la mano en su bolso para sacar un pequeño folleto y dijo: “Este tratado explica el simple evangelio de salvación. Se puede dividir en cuatro sencillos pasos.



Primero, reconocemos que todos somos pecadores que necesitamos el perdón de Dios.

En segundo lugar, reconocemos que solo Dios puede salvarnos.
El tercer paso es que Jesucristo murió en la Cruz por nuestros pecados y para llevarnos a Dios.

Y el cuarto y último paso es que cada individuo acepte a Jesucristo como su Señor y Salvador personal para ser salvo".
Pensé por un par de segundos y dije: "Si pudiera demostrarte que los católicos escuchan el evangelio todos los domingos, ¿estaría de acuerdo en echar un vistazo más de cerca a la Iglesia Católica?" Ahora, ella sabía que me tenía entre la espada y la pared. "Pruébalo", me dijo. Me disculpé por un segundo y corrí hacia mi auto para tomar un Misal.

"Dado que ha asistido a misa casi toda su vida, probablemente recuerde estas oraciones". Abrí el misal directamente a las oraciones iniciales de la misa y procedí a mostrarle cómo los católicos escuchan, rezan y viven el mensaje del evangelio todos los domingos.

El primer paso del folleto de mi nueva amiga decía que todos somos pecadores que necesitamos el perdón de Dios. En el misal, después del saludo inicial, la misa continúa con lo que se conoce como el rito penitencial. Le leí en voz alta el texto mientras ella seguía leyendo en silencio.
“Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión".

Mencioné que es aquí en esta sección donde cada católico declara públicamente que él o ella es individualmente un pecador, no solo en un sentido general, sino específicamente en pensamientos, palabras y acciones. No puedes ser mucho más específico que eso.

Seguí leyendo

“Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor".

El sacerdote reafirma esta confesión de pecado rezando,
"Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna".

Y toda la congregación dice "Amén", es decir, "creo". El sacerdote continúa.

"Señor ten piedad, Cristo ten piedad, Señor ten piedad" y termina diciendo “Señor, muéstranos tu bondad y concédenos tu salvación".

La miré y le dije: "Ve, los católicos comenzamos cada misa con una declaración pública de nuestro propio pecado personal y clamamos a Dios para que nos perdone". Ella respondió: "Pero los católicos no creen que solo Dios puede salvarlos. Creen que María y los santos los salvarán. Negué con la cabeza en desacuerdo. "No, no lo hacemos. Recuerde lo que acabamos de leer en la misa. Los católicos le piden a María, a los ángeles, a los santos y a toda la congregación que recen a Dios por misericordia en su nombre, tal como le pediría yo a usted que rezara por mí. ¿Eso significa que la busco para que usted me "salve"? No, por supuesto que no. Solo estaría pidiendo su ayuda. Además, el “Gloria" de la Misa demuestra que los católicos solo buscan a Dios para salvarnos.”

Comencé a leer el Misal enfatizando ciertas palabras para probar mi punto:
“Gloria a Dios en cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo, Solo tú Señor, solo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Del mismo modo, la doxología hablada justo antes de la comunión dice:
“Por Cristo, con él, y en él; en la unidad del Espíritu Santo, toda honor y toda gloria, Padre todopoderoso, por los siglos de los siglos.”

Mientras miraba hacia arriba, pude ver a la dama leyendo atentamente la página. No podía creer que había rezado estas oraciones durante años y nunca se dio cuenta de lo que decía. Sin embargo, allí estaba frente a sus ojos. Continué con el tercer paso: el reconocimiento de que Jesucristo murió en la cruz por nuestros pecados y para llevarnos a Dios.

La Profesión de Fe dice:

“Por nosotros, los hombres y por nuestra salvación, bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato.

En la Plegaria Eucarística 1, el sacerdote reza:

Acuérdate, Señor, de todos los aquí reunidos, cuya fe y entrega bien conoces... Por ellos y todos los suyos, por el perdón de sus pecados y la salvación que esperan, te ofrecemos, y ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de alabanza, a ti, eterno Dios, vivo y verdadero... ordena en tu paz nuestros días, líbranos de la condenación eterna y cuéntanos entre tus elegidos.

La oración termina con un pedido a Dios por la salvación a través de Jesucristo...
Acuérdate también, Señor, de tus hijos que nos han precedido con el signo de la fe y duermen ya el sueño de la paz. A ellos, Señor, y a cuantos descansan en Cristo, concédeles el lugar del consuelo, de la luz y de la paz. Y a nosotros, pecadores, siervos tuyos, que confiamos en tu infinita misericordia, admítenos en la asamblea de los santos apóstoles y mártires… Acéptanos en su compañía, no por nuestros méritos, sino conforme a tu bondad. Por Cristo, Señor nuestro. Por quien sigues creando todos los bienes, los santificas, los llenas de vida, los bendices y los repartes entre nosotros.

Del mismo modo, la segunda plegaria eucarística proclama:
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen Madre de Dios, los apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

Asimismo, la oración eucarística 3 dice:

“Santo eres, en verdad, Padre, y con razón te alaban todas tus criaturas, ya que por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro, con la fuerza del Espíritu Santo, das vida y santificas todo, y congregas a tu pueblo sin cesar, para que ofrezca en tu honor un sacrificio sin mancha desde donde sale el sol hasta el ocaso.

Por eso, Padre, te suplicamos que santifiques por el mismo espíritu estos dones que hemos separado para ti, de manera que sean Cuerpo y † Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, que nos mandó a celebrar estos misterios.”

Por último, la cuarta oración eucarística dice:

Y tanto amaste al mundo, Padre santo,
que, al cumplirse la plenitud de los tiempos,
nos enviaste como salvador a tu único Hijo...
Para cumplir tus designios, él mismo se entregó a la muerte y, resucitando, destruyó la muerte y nos dio nueva vida.

En esta oración, la congregación proclama el misterio de la fe:
“Por tu cruz y resurrección, nos has salvado, Señor.".

Como ves, cada semana los católicos proclaman que Jesús murió por ellos, le dije a la señora que ahora estaba buscando algo que decir. Después de un breve momento de silencio, ella me devolvió una respuesta.

“¿Qué hay de aceptar a Jesucristo y su Señor y Salvador personal?”, Replicó ella. "Pueden estar diciendo todo esto, pero no hacen un acto personal de aceptación". Lo que ella no sabía es que deliberadamente no mencioné el último "paso" de su "evangelio".

Le expliqué que si los católicos no creen lo que están rezando, no deberían proclamarlo públicamente. Como no podemos leer las disposiciones de los corazones de otras personas, no debemos juzgar si realmente creen lo que están diciendo. Luego, señalé el último paso: donde los católicos aceptan a Jesús en sus corazones. Justo antes de la comunión, el sacerdote levanta la hostia (que ahora es el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Nuestro Señor bajo las apariencias de pan y vino) y ora:

“Este es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Felices los que son llamados a su cena.

Y la congregación responde:

"Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme".

Miré directamente a los ojos de la dama y dije: "Aquí es donde todos los que están preparados para recibir a Jesucristo caminan hacia el frente de la iglesia, pero no solo creen en Cristo o simplemente le piden a Jesús que entre en sus corazones". "¿No lo hacen?", Preguntó ella. “No”, respondí, “reciben a ese mismo Cristo que murió en la cruz en el Calvario en su boca y en sus estómagos (cuerpo, sangre, alma y divinidad) y se vuelven uno con él de una manera indescriptible. ¡Ahora eso es aceptar a Cristo! "Ella no tuvo una respuesta. No estoy seguro de que ella haya pensado realmente en la Misa y en la presencia real de Cristo en la Eucaristía porque parecía estar sorprendida e intrigada.

Le di mi número de teléfono y la invité a un grupo de estudio al que me dirigía en el vecindario que examina los fundamentos bíblicos para la doctrina católica. Al partir, no pude evitar preguntarme cuántas personas, como mi nueva amiga, dejaron la Iglesia pensando que ella no decía nada sobre la salvación. ¡Sin embargo, es la riqueza de la liturgia de la Misa y aún más la presencia sustancial real de Cristo en la Eucaristía la que hacen una gran diferencia!

Por Padre Emmanuel Anyan

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DONACIONES

BÚSQUEDA POR TEMA

Notas recomendadas