viernes, 3 de enero de 2020

Santa Genoveva


SANTA GENOVEVA 
3 enero

Santa Genoveva fue una virgen francesa, venerada como santa por la Iglesia católica. Fue nombrada patrona de la ciudad de París y de su Gendarmería.

Su padre, Severo (en latín, Severus), era probablemente un franco romanizado, y su madre, Geroncia, de ascendencia griega. Se entrega a Dios muy joven, llevando una vida consagrada y ascética probablemente desde los 16 años de edad.

Genoveva pudo haber nacido entre el año 419 y el 423 en la pequeña aldea de Nanterre, cerca de París. Su padre poseía una pequeña casa de campo y un rebaño de ovejas que proveía la lana para que su esposa, Geroncia, la hilara. Cuando Genoveva alcanzó edad suficiente, se hizo cargo de apacentar las ovejas a orillas del río Sena, o en las vertientes del monte Valerio. A la edad de siete años, impresionada por las vidas de los santos que sus padres le contaban en las noches, Genoveva prometió consagrar su vida a Dios.

Cierto día, cuando Genoveva tenía ya diez años, llegó a la aldea de Nanterre la noticia de que dos de los más ilustres obispos de las Galias iban a pasar por allí. A los pocos días llegaron Germán, obispo de Auxerre, y Lupo, obispo de Troyes (posteriormente, San Germán y San Lupo), quienes se dirigían a la Bretaña francesa por orden del Papa Celestino I para combatir la herejía de Pelagio (pelagianismo), que negaba el pecado original. Los dos obispos se detuvieron en una pequeña iglesia que había en Nanterre dedicada al mártir San Mauricio. Todos los aldeanos fueron a recibir su bendición. Durante un sermón que el obispo Germán dio a la comunidad, se dice que una luz sobrenatural comenzó a brillar sobre la frente de la niña Genoveva. Entonces el obispo la llamó, le besó la frente y le profetizó a sus padres que esa niña sería grande ante el Señor, y que encaminaría a muchos infieles y pecadores que con su intercesión alcanzarían la salvación. La niña le dijo entonces al obispo que le había prometido al niño Jesús que sería su esposa, y el obispo le repuso que Dios había aceptado su ofrecimiento, y que debía volver al día siguiente para ser desposada. Al otro día, Genoveva llegó con sus padres a la iglesia, donde el obispo Germán, poniéndole su mano sobre la cabeza, la consagró a Dios y le colgó en el cuello una medalla de cobre que tenía grabada la señal de la cruz.

Cuando cumplió quince años, Genoveva fue a París con el deseo de consagrarse en la comunidad religiosa. El obispo de París, llamado Flaviano, quien ya conocía la fama de Genoveva, la consagró, pero como no había aún conventos en aquella región, Genoveva se dispuso a llevar la vida religiosa en la casa de sus padres, quienes murieron poco después.

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email