miércoles, 9 de octubre de 2019

“Sin duda, la Iglesia está experimentando actualmente una de las crisis más graves que jamás haya conocido” … “Reafirmad el Señorío de Cristo en una Iglesia que quieren irreconocible”.


"SIN DUDA, LA IGLESIA ESTÁ EXPERIMENTANDO ACTUALMENTE UNA DE LAS CRISIS MÁS GRAVES QUE JAMÁS HAYA CONOCIDO" … "REAFIRMAD EL SEÑORÍO DE CRISTO EN UNA IGLESIA QUE QUIEREN IRRECONOCIBLE".

Dijo el Cardenal Burke desde el palco de La Bussola, y señala que en la oración y en el testimonio está el camino para detener los errores y la desorientación que caracterizan este periodo. Y sobre el ‘Instrumentum laboris’ el juicio es neto: “Uno de los errores más graves es la apostasía, porque se pone en duda el Señorío de Cristo que sólo es la salvación del mundo”

¿Qué debemos hacer? Mi respuesta es simple…

Por S.E. Card. Raymond L. Burke. Nuova Bussola Quotidiana.

A continuación publicamos los extractos más significativos de la Lectio Magistralis pronunciada por el Cardenal Raymond Leo Burke ayer por la mañana en el curso de la Jornada de La Bussola “Hasta los confines de la tierra”.

Sin duda, la Iglesia está experimentando actualmente una de las crisis más graves que jamás haya conocido. Hoy, como tal vez en ningún otro periodo del pasado, hay un fenómeno muy difundido de confusión general y de error al interior mismo del Cuerpo Místico de Cristo. En el pasado, ha habido las más graves crisis doctrinales, por ejemplo, la herejía del Arrianismo en el cuarto siglo cristiano que negaba la unión hipostática, la verdad de las dos naturalezas en la única persona divina de nuestro Señor Jesucristo. Incluso si en aquel tiempo la herejía estaba demasiado difundida, y si de tanto en tanto la Sede de Pedro fue menos firme de cuanto debía ser, al fin Roma, gracias a que moraba el Espíritu Santo, se mantuvo firme en la transmisión ininterrumpida de la Fe desde el tiempo de los Apóstoles. Hoy sin embrago, en una marea de confusión respecto a muchas verdades de la Fe, existe la fuerte percepción de la misma Roma ya no es segura ni firme.

NUESTRA DECLARACIÓN

Para afrontar la gravedad de la situación, el 31 de mayo de este año el Cardenal Janis Pujats y yo, junto con los Arzobispos Tomash Peta y Jan Pawe Lenga, y el Obispo Athanasius Schneider, publicamos la Declaración de las verdades relativas a algunos de los errores más comunes en la vida de la Iglesia de nuestro tiempo [1]. Con el documento en cuestión, refiriéndose al Depositum Fidei, el depósito de la Fe, hemos querido dar “una voz común de los Pastores y de los fieles, a través de una declaración precisa de la verdad”, como “medio eficaz de ayuda fraterna y filial para el Sumo Pontífice, en la situación extraordinaria actual de confusión doctrinal y de desorientación general en la vida de la Iglesia”. [2]

ESTA NO ES LA DOCTRINA

Una de las manifestaciones más preocupantes de la confusión e incluso el error que hoy actualmente está impregnando la Iglesia es el Instrumentum laboris para la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica [3]. Mientras que el Sínodo de los Obispos, según la constante tradición disciplinar de la Iglesia, existe para ayudar al Romano Pontífice a enseñar más eficazmente las verdades perenes de la fe y a aplicar más eficazmente la disciplina que salvaguarda las verdades en práctica [4], La Asamblea Especial que abre justo hoy (ayer n.d.r.) es presentada como instrumento para cambiar radicalmente la doctrina y disciplina eclesial. El texto del Instrumentum laboris está repleto de afirmaciones que no tienen nada que ver con la sana doctrina, y que en muchas partes la contradicen

UNA IGLESIA IRRECONOCIBLE

Esta no es una opinión mía. Basta leer el texto. También los grandes entusiastas de la revolución propuesta en el Instrumentum laboris, especialmente ciertos Obispos alemanes, declaran abiertamente que los resultados de la Asamblea Especial para la Región Panamazónica dejará a la Iglesia en un estado irreconocible [5]. Ellos, de hechos, han presentado el llamado “camino sinodal” como un proceso para llegar a una nueva y diferente enseñanza moral de la Iglesia, especialmente en las materias que tocan al matrimonio y la familia, y el justo orden de la relación entre hombre y mujer en su sexualidad humana.

EL SEÑORÍO DE CRISTO Y LA MISIÓN DE LA IGLESIA

Uno de los errores más graves expresado en el Instrumentum laboris es la apostasía, porque se pone en duda el Señorío de Cristo que sólo es la salvación del mundo. El Instrumentum laboris caracteriza la enseñanza sobre la unicidad y sobre la universalidad de la salvación consumada por Cristo vivo en la Iglesia como algo relativo a una cultura particular. Afirma que esta relatividad se manifiesta en “doctrinas petrificadas” [6]. Así, el documento propone que la Iglesia busque su propia identidad en un diálogo con la creación y con las culturas paganas que son consideradas falsamente “una fuente peculiar de la revelación de Dios” [7]. La verdad de que Dios se nos reveló plena y perfectamente con el misterio de la Encarnación Redentora de Dios Hijo se ve oscurecida gravemente e incluso negada.

EVANGELIZACIÓN NEGADA

Una consecuencia lógica de este pensamiento radicalmente equivocado es que la misión de la Iglesia, la misión de evangelización se niega en favor del “enriquecimiento mutuo de las culturas en el diálogo (interculturalidad)” [8]. El rol correcto de la inculturación en la misión de evangelización se contradice, de manera que la cultura condicione la verdad revelada, cuando, en una verdadera inculturación, la verdad revelada purifica y eleva la cultura.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

En la situación asaz preocupante de la Iglesia, me han preguntado frecuentemente, por parte de sacerdotes y de fieles, que aman a la Iglesia y las verdades de la Fe trasmitidas a través de Cristo vivo en la Iglesia: ¿Qué debemos hacer? Mi respuesta es simple: rezar con todo el corazón y dar testimonio de las verdades de la Fe en la Iglesia y en el mundo. Recuerdo la exhortación de San Pedro a nuestros primeros hermanos en la fe. Escribiéndoles sobre cómo soportar a aquellos que atacan la verdadera Fe, y los exhorta:

¿Y quién os hará mal si fuereis celosos promovedores del bien? Y si, con todo, padeciereis por la justicia, ¡bienaventurados vosotros! No los temáis ni os turbéis, antes glorificad en vuestros corazones a Cristo Señor y estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere.

EL TESTIMONIO DE LA FE Y EL APOSTOLADO DE LA NUOVA BUSSOLA QUOTIDIANA

Muchas veces, los fieles e incluso algunos clérigos son muy vacilantes “en responder a cualquiera que les pida razón de la esperanza que hay en ellos”, por miedo de no conocer lo suficientemente bien la doctrina sobre la Fe y sobre las buenas costumbres. Es cierto que la catequesis en varias partes de la Iglesia, ya desde hace algunas décadas que se ha perdido seriamente y a veces es errónea. Por lo tanto, hay un cierto analfabetismo doctrinal y disciplinario entre muchos en la Iglesia. Por esta razón, estoy particularmente feliz de intervenir en la Jornada de La Bussola, para agradecer a Riccardo Cascioli y a todos sus colaboradores que se comprometen, a través de las redes sociales, a ayudarnos a comprender la situación de la Iglesia con amor filial en toda la pureza y belleza de su doctrina y disciplina, y a comprender cómo ser miembro vivo de Cristo en Su Cuerpo Místico.

LA AUTOCONSCIENCIA MISIONERA DEL CRISTIANO

La vida cristiana es entonces esencialmente misionera. Si verdaderamente creemos en Cristo, si vivimos en Él, querremos compartir nuestra fe, la vida de Cristo en nosotros, con los demás, sean cercanos o lejanos. La naturaleza misionera de la Fe cristiana en el Catecismo Tridentino y en el Catecismo. Para ilustrar la autoconsciencia misionera de la Iglesia y para estimular nuestra autoconsciencia cristiana, quisiera detenerme sobre la enseñanza sobre las misiones, encontrada en el Catecismo Tridentino publicado por el Papa San Pío V por decreto del Concilio de Trento, y el Catecismo de la Iglesia Católica, promulgado 30 años después de la apertura del Concilio Vaticano II (11 de octubre de 1962 a 11 de octubre de 1992). Estas dos fuentes, reflejan claramente la enseñanza sobre la inherente naturaleza misionera de la fe católica.

ESFUERZO

Ningún cristiano puede entonces sustraerse del compromiso misionero de la Iglesia universal. Cada cristiano a través del esfuerzo de vivir coherentemente en Cristo refuerza toda la misión de la Iglesia. Cada cristiana que falta a vivir plenamente en Cristo debilita la misma misión.

DIÁLOGO

Finalmente, el Catecismo nos indica que la misión exige “un diálogo respetuoso con quienes aún no aceptan el Evangelio” [12]. El respeto para con el interlocutor pagano no significa para nada que el Evangelio, el Depositum Fidei, sea relativo a los elementos verdaderos, buenos y bellos en la cultura pagana, sino que estos elementos permanecen perdidos sin la purificación e iluminación que sólo Cristo trae al mundo.

Fuente wordpress

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DONACIONES

BÚSQUEDA POR TEMA

Notas recomendadas