lunes, 14 de octubre de 2019

La comunión en la Trinidad


LA COMUNIÓN EN LA TRINIDAD

Con las palabras «yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y el Espíritu Santo» somos introducidos en la vida cristiana. Asimismo, desde pequeños hemos aprendido a santiguarnos, considerando este gesto como el más propiamente cristiano. En la Eucaristía, la cima de los sacramentos, tienen gran relevancia las referencias a las personas de la Santísima Trinidad, desde el inicio hasta la bendición final, pasando por el himno del gloria, la profesión de fe o las conclusiones de las principales oraciones de esta celebración. Así pues, la Trinidad conforma el ámbito en el cual se desarrolla la oración cristiana, tanto en las acciones litúrgicas como fuera de ellas.

Un Dios cercano

A pesar de que hablar de Dios uno y trino puede hacernos pensar en un concepto demasiado abstracto para la comprensión del hombre, donde entran en juego complicadas disquisiciones teológicas o filosóficas, la imagen de Dios procede de lo que Él nos ha dado a conocer de sí, es decir, de su revelación. Lejos de la idea que muchos pueden tener sobre el acceso y el conocimiento de Dios, la búsqueda de Dios, que se concreta en conocerlo y amarlo, no resulta una tarea ardua. No es necesario ni útil tratar de indagar sobre las características que definen una lejana y fría imagen de Dios. De manera errónea, con frecuencia se ha entendido la Trinidad como el paradigma de lo más misterioso o complicado que puede existir en materia de fe. Sin embargo, el camino trazado por la vida eclesial y fundamentado en la Biblia refleja todo lo contrario: Dios se ha acercado al hombre dándosenos a conocer. Dios es admirable, pero también profundamente cercano: entra en la historia, nos conoce, nos ama, camina con su pueblo, se entrega, nos comunica su fuerza y su vida. Glorificación, verdad y comunicación son las ideas más típicas del Evangelio de este domingo. Estos conceptos no expresan en absoluto una visión estática de un Dios desentendido del mundo e indiferente a los problemas del hombre, sino alguien que es profundo dinamismo y que ha creado al hombre a su imagen y semejanza.

Dios se ha dado a conocer
 
En el relato de la creación, del libro del Génesis, el hombre aparece no solo como la más excelsa de las criaturas formadas por Dios, sino también como imagen y semejanza de Dios. Asimismo se observa que el itinerario seguido por toda la Escritura tiene como finalidad la introducción progresiva del hombre en la intimidad de Dios. Cronológicamente, esta realidad se descubre primero en el vínculo que Dios establece con su pueblo y que se va abriendo gradualmente a todos los hombres. Sin embargo, Dios no es revelado de golpe. Así, por ejemplo, desde el relato de la creación sabemos que habla («dijo Dios») y tiene aliento. Siglos después, la Iglesia comprendió que esa Palabra y ese soplo están anticipando la manifestación plena de la segunda y tercera personas de la Santísima Trinidad. Las palabras del Evangelio de este domingo, siguiendo el estilo de san Juan, que desde el prólogo de su Evangelio se refiere al Verbo hecho carne, siguen hablándonos de la introducción del hombre en la vida de Dios y nos muestran que es Jesucristo y el Espíritu Santo quienes nos permiten el acceso al Padre. El punto culminante de esta revelación es la automanifestación de Jesucristo como Hijo de Dios, único, predilecto y primogénito, afirmando la estrecha unidad con el Padre: «El Padre y yo somos uno». Pero cuando la misión del Señor termina es enviado el Espíritu Santo, para que el hombre se siga experimentando que Dios camina a su lado y que no se desentiende jamás del hombre.

No es indiferente la concepción que tenemos de Dios, porque afecta de modo determinante a la autocomprensión del hombre. No es lo mismo que Dios tenga un hijo, que si en su lugar tuviera un esclavo o un siervo. Nosotros somos hijos en el Hijo. Análogamente, cuando el hombre comprende que existe el Espíritu de Dios que nos infunde constantemente sus dones, entiende de modo más fácil que la plenitud de su vida consiste en el amor, un amor que en Dios es una persona y no un ente abstracto.

Daniel A. Escobar Portillo
Delegado Episcopal de Liturgia de Madrid

Evangelio

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará».

Juan 16, 12-15

Fuente alfayomega

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DONACIONES

BÚSQUEDA POR TEMA

Notas recomendadas