miércoles, 16 de octubre de 2019

Jesucristo, perfecto Dios


JESUCRISTO, PERFECTO DIOS
Por Padre Lucas Prados

Profundizando en nuestra fe – Capítulo 7
IV –Jesucristo, Perfecto Dios y Dios Perfecto (PF 7.4)

Jesucristo es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad hecho hombre, por tanto es con toda propiedad Dios e Hijo de Dios. Desde San Pedro (Mt 16:16) hasta el último concilio,  la Iglesia siempre ha confesado esta verdad como de fe.

Desde el comienzo de nuestra fe aparecieron herejes que negaron esta verdad; es por ello que la Iglesia la tuvo que defender y declarar como dogma. Así lo vemos frente a los Ebionistas (s. I), Adopcionismo (s. II), Arrianismo (s. IV), Fausto y Socino (s. XVI), Ilustración y Ateísmo (s. XVIII y XIX), Modernismo (s. XX) y Neomodernismo (ss. XX y XXI).

La Naturaleza Divina de Cristo


1.- En las Sagradas Escrituras

Ya en el Antiguo Testamento aparece anunciado el Mesías con nombres y poderes divinos: Enmanuel (Is 7:14), Dios fuerte (Is 9:5), Hijo de Dios (Sal 2:7), Hijo del hombre (Dan 7: 13-14).

La divinidad de Cristo aparece con toda claridad en el Nuevo Testamento.  Cristo se suele aplicar a sí mismo el título de “Hijo del hombre”, porque este título, empleado ya por el profeta Daniel, manifestaba sin duda alguna su realidad divina. El Hijo del hombre es Dios porque perdona los pecados (sólo Dios puede hacerlo, Mt 9:2-6). Ante el sanedrín Él mismo se declara Dios, citando explícitamente la profecía de Daniel y aceptando ser “Hijo de Dios Altísimo” (Lc 22:70). Es superior al templo (Mt 12:6); a los reyes (Lc 10:24); a los profetas (Mt 11: 11ss.); a la Ley (Mt 5: 21-22); al sábado (Mt 12:8). Los ángeles son sus servidores (Mt 4:11). Pide la fe en su Persona (Mt 8:13); salva a quien lo acepta (Mt 16: 24-27).

Cristo aparece también como el Hijo de Dios, en sentido propio y único. Claramente llama a Dios, Padre; y diferencia su filiación de la nuestra (“Subo a mi Padre y a vuestro Padre”, Jn 20:17). Llama a Dios “Abba” (Padre mío); sólo un hijo en sentido natural y verdadero puede dirigirse así a su Padre Dios. En el bautismo Mc 1:11) y en la transfiguración del Tabor (Mc 9:7) también aparece manifestada claramente su filiación divina. Pedro hace su profesión de fe en la divinidad de Cristo en Cesarea (Mt 16: 16-17); y es el mismo Cristo quien lo confirma: “…mi Padre te lo ha revelado”. Hasta los mismos demonios lo reconocen como Hijo de Dios (Lc 8:28).

De un modo especial se ve la divinidad de Jesucristo en todos los escritos de San Juan. Desde el prólogo de su evangelio (Jn 1: 1-18, Verbo preexistente que se encarna) hasta Jn 20:31 (“Muchos otros signos hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no han sido escritos en este libro. Sin embargo, éstos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios”), son continuas las manifestaciones de su divinidad. Haciendo un rápido repaso veamos algunos ejemplos: Jesús se aplica a sí mismo el nombre “Yo soy” (Jn 8:58) usado como nombre de Dios en Ex 3:14. Jesucristo es el “hijo unigénito de Dios” (Jn 3: 16.18). Es una sola cosa con el Padre (Jn 10:30). Tiene el mismo obrar que el Padre (Jn 5:17). Tiene atributos divinos: eterno (Jn 17: 5.24), conocimiento perfecto del Padre (Jn 7:29), perdona los pecados (Jn 8:11), juez del universo (Jn 5:22.27), digno de adoración (Jn 5:23). Jesús envía al Espíritu Santo, como lo hace el Padre (Jn 16:7). Todos los milagros que hace son signos de su divinidad[1].

En los himnos cristológicos de San Pablo brilla de un modo especial la divinidad de Cristo.  En Filipenses (Fil 2: 5-11) manifiesta tres formas diferentes de existir de Cristo: en forma de Dios (v. 6), en forma de siervo (vv. 7-8), y finalmente en la exaltación que Dios le otorga sobre todas las criaturas (v. 11). En Colosenses (Col 1: 15-17), Cristo aparece con rasgos divinos (imagen de Dios invisible, primogénito engendrado por el Padre, crea, conserva la creación).

Son famosas también sus doxologías: Rom 9:5: “…de ellos según la carne desciende Cristo, el cual es sobre todas las cosas Dios bendito por los siglos. Amén”.[2]

Podría inducir a confusión el texto de 1 Cor 8: 6 cuando San Pablo dice: “…para nosotros, sin embargo, no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y para quien somos nosotros, y un solo Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas, y nosotros también por Él”. Pero hemos de recordar que el título de “Señor” (Kyrios) dado a Jesucristo es la traducción al griego del Adonai hebreo; nombre utilizado en el Antiguo Testamento para denominar a Yahveh y así evitar usar el nombre de Dios en vano. Es por ello que cuando San Pablo aplica el título de Señor a Cristo se está refiriendo de un modo especial a su divinidad.

San Pablo también usa el título de “Hijo de Dios” con rasgos divinos aplicado a Cristo (Rom 8:3; Col 1:13; Gal 4:4).

2.- En los Santos Padres


La divinidad de Jesucristo es una verdad defendida por los Santos Padres de modo unánime y claro. Fue el motivo de las grandes controversias de los primeros siete siglos. Veamos algunos ejemplos:

Didajé (a. 99): “Jesús es Hijo de Dios”.[3]

San Clemente Romano (a. 92-101): “El cetro de majestad de Dios, nuestro Señor Jesucristo…”.[4]

San Ignacio de Antioquía (a. 98): “Dios viviente en carne”.[5]

San Justino (a. 150): “El Primogénito de Dios, es Dios”.[6]

San Ireneo (a. 130-202): “Nuestro Señor, Dios, Salvador y Rey”.[7]

Orígenes (a. 185-254): Es el primero que usa el término “Dios-hombre” para referirse a Jesucristo.[8]

3.- Razonamiento teológico

Ya se trató ampliamente de este tema cuando se habló del Misterio de la Encarnación. Con ello se aclaran las principales cuestiones teológicas referentes a la naturaleza divina de Jesucristo.

Completemos ese estudio enunciando el análisis que hace Santo Tomás de Aquino en relación con la divinidad de Jesucristo: los milagros, como manifestación de su divinidad[9]; la Pasión sufrida por la Persona de Jesucristo en su naturaleza humana y no en la divina[10]; la Resurrección de Jesús en cuanto que fue operada por la divinidad del Verbo[11]; y la Ascensión, como propia de su naturaleza humana según la condición del que asciende, mientras que es propia de la divina si se considera la causa de la Ascensión.[12]

Los milagros realizados por Jesús son suficientes para conocer su divinidad, pues: tales obras superan el poder de todo ser creado, porque los realiza en su propio nombre y porque el mismo Cristo apelaba a ellos como prueba de su divinidad.

La Pasión de Cristo no pertenece a su divinidad, pero sí a su Persona divina, la cual es experimentada en su humanidad. La unión hipostática (de la cual hablaremos más adelante) deja a salvo las propiedades de la una y de la otra naturaleza.

Cristo mismo resucitó según su propio poder, porque la divinidad del Señor no se separó de su alma ni de su cuerpo después de que ellos se separaran por la muerte en cruz. La divinidad del Señor resucitó a su humanidad, porque al ser Dios tenía el poder para hacerlo.

Cristo ascendió a los cielos según su humanidad; pero ascendió en virtud de su divinidad. Se necesita ser Dios para poder subir a los cielos por su propio poder, pues ese poder supera a cualquier poder humano.

La Persona de Cristo


Una vez que hemos estudiado las dos naturalezas que existen en Cristo, la pregunta ahora es: ¿Y cómo están unidas esas dos naturalezas? ¿Qué tipo de unión existe entre las mismas? La revelación neotestamentaria es bien clara hablando siempre de un solo Cristo con dos naturalezas. Recordemos por ejemplo la confesión de San Pedro en Cesarea de Filipo: “Tu eres Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16:16). Los símbolos de fe primitivos así lo declaran. Faltaba una respuesta teológica que acallara algunas herejías que comenzaban a circular. El Magisterio respondió en el Concilio de Calcedonia (a. 451) diciendo que el tipo de unión que existía entre ambas naturalezas recibía el nombre de “Unión Hipostática”.

El estudio de la Persona divina del Verbo encarnado se podría dividir en tres secciones:

Profundizar en la única Persona de Jesucristo, que es la Persona divina del Verbo, Segunda Persona de la Santísima Trinidad.

Relación que existe entre esa única Persona y las dos naturalezas completas (divina y humana) que hay en Cristo.

Estudio de la unidad psicológica del Yo de Cristo.

Dado que el propósito del presente trabajo es hacer un análisis serio pero “relativamente sencillo”, trataremos todos estos temas del modo más breve posible.

1.- La única Persona divina en Jesucristo

En Jesucristo solo hay una Persona, la divina; no hay persona humana. Tal afirmación por parte de la Iglesia se hizo necesaria cuando Nestorio afirmó que en Cristo había dos personas, una divina y otra humana.

En el Nuevo Testamento se encuentra el contenido de este dogma, más no los términos que el Magisterio posteriormente tuvo que acuñar para atacar la herejía. Por ejemplo:

Jn 1:14: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”.

Jn 3:13: “Nadie subió al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre”.

Ef 4:10: “El mismo que bajó es el que subió sobre todos los cielos para llenarlo todo”


Los Santos Padres van poco a poco concretando una terminología que manifiesta con exactitud y precisión los contenidos de nuestra fe.

Por ejemplo:

Tertuliano (+ 233): “Dos estados (naturalezas)… unidas en una Persona…”.

San Gregorio Nacianceno (+ 390): “Dos naturalezas,… dos realidades diversas…, pero no hay dos individuos”.

San Agustín (+430)_ “El mismo que es Dios, es hombre; el mismo que es hombre, es Dios; no por confusión de naturalezas, sino por la unidad de la Persona”.

2.- Unidad y distinción de naturalezas


 Una vez que se establece la unicidad de la Persona en Jesucristo, es necesario precisar el modo como se unen esas dos naturalezas completas. No puede ser una unión accidental o moral; tampoco puede ser una unión que fundiera o mezclara ambas naturalezas. La unión es en la Persona divina de Jesucristo, dejando íntegras las dos naturalezas.

A esta conclusión teológica se llegó realizando el Magisterio una profundización teológica en varias etapas. En el Concilio de Nicea se proclama que Cristo era consustancial con el Padre, y también que era consustancial con nosotros. Frente a Nestorio, la Iglesia dice que las dos naturalezas están unidas en el Logos (Segunda Persona de la Santísima Trinidad) sin haber separación ni división. Más tarde, contra Eutiques (Monofisismo) declara la Iglesia que ambas naturalezas permanecen en mutua co-existencia, conservando cada una sus propiedades, unidas en el Logos y sin que estas cambien o se mezclen. Fue posteriormente el Concilio de Constantinopla II (a. 553) quien determinó que la unión de ambas naturalezas se realizaba en la Persona divina del Verbo.

En Cristo hay dos inteligencias (Mt 24:36), dos voluntades (Jn 6:38; Mt 26:39), dos acciones u operaciones, fruto de tener dos naturalezas. En Cristo hay también pasiones humanas, no desordenadas como en nosotros, que vienen en ayuda de su naturaleza humana: tristeza (Mt 26:38), admiración (Mt 8:10), ira (Jn 2:15)

Actividades teándricas en Cristo: Las acciones humanas de Cristo, pueden decirse que son acciones de Dios, en cuanto que las acciones se atribuyen a la persona[13]; y la persona en Cristo es divina. En Cristo podríamos hablar de tres tipos de acciones: acciones meramente humanas (andar, hablar, comer), acciones meramente divinas (conservación de la creación) y acciones teándricas (milagros: donde unas acciones humanas como hablar, bendecir… son instrumentos de efectos y acciones divinas).

En el instante de la concepción virginal, el Verbo (Segunda Persona de la Santísima Trinidad – una Persona divina con una naturaleza divina) asumió una naturaleza humana completa (cuerpo y alma)[14]. Esta unión nunca se interrumpió (ni incluso en la muerte de Cristo), ni nunca cesará (en el cielo permanece con ambas naturalezas). Como dice San Gregorio de Nisa: “Desde el inicio y para siempre, la divinidad se unió al cuerpo y al alma de Cristo”.[15]

3.- Unidad ontológica de la Persona de Cristo

En Cristo hay una sola Persona que es divina, y es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. La naturaleza humana fue asumida por la Persona divina en el momento de la Encarnación. La Persona divina obra en y por medio de la naturaleza humana como si fuera un órgano suyo.

El hecho de que una persona sea capaz de tener dos naturalezas sigue siendo un misterio para el hombre; es por ello que decimos que es realmente un misterio de fe.[16] Una naturaleza no puede existir si no es en una persona. En el caso de Cristo la persona que asume la naturaleza humana es el Verbo (Segunda Persona de la Santísima Trinidad).

Ahora tendríamos que hablar del concepto “persona” para profundizar teológicamente en este misterio, pero es un tema demasiado complejo para exponerlo aquí, por lo que preferimos no hacer una explicación teológica del mismo y quedarnos en el misterio de la unión de las dos naturalezas de Cristo en su única Persona divina. Sólo decir que la naturaleza humana de Cristo no está “decapitada” por el hecho de no tener una persona humana; sino que esa naturaleza humana ha sido asumida por la Persona divina de Cristo.

4.- La unidad psicológica de la Persona: El Yo de Cristo

Vamos a ver ahora la unidad de Cristo desde la perspectiva psicológica. El problema es el siguiente, la única Persona divina de Cristo ¿tiene una autoconciencia humana por ser hombre y una autoconciencia divina por ser Dios? O dicho de otro modo ¿Cuántos “yo” psicológicamente hablando hay en Cristo?

Lógicamente hablando, la autoconciencia depende del entendimiento. Si en Cristo hay dos entendimientos (divino y humano), habría que pensar que también hubo dos “yo”. Pero en los seres humanos, el “yo” indica la persona; en cambio en Cristo hay una sola Persona. ¿Significa esto entonces que en Cristo hay un solo “yo” psicológico?

Antes de buscar una solución a este dilema es conveniente recordar lo que nos dice el dogma:

En Cristo hay dos naturalezas completas y perfectas, sin confusión, sin mezcla, sin separación, sin división.

En Cristo las naturalezas se unen en la única Persona divina.

Por otro lado, cuando aquí se habla de las teorías sobre el “yo” de Jesucristo, no se trata en principio de la persona en sentido ontológico, sino de la autoconciencia psicológica.

Aunque ha habido posturas heréticas para intentar explicar este problema, como la de aquellos que decían que en Cristo hay una Persona divina pero en dos individuos, se ha dado varias explicaciones que respetan el dogma pero que van por diferentes caminos. De todas ellas, se tiende a rechazar la de Galtier que dice que hay dos “yo” psicológicamente en Cristo por no encontrar apoyo alguno en las Sagradas Escrituras. Por otro lado, la posición de Galot tampoco convence, pues supone que en Cristo existía una gracia especial otorgada a la naturaleza humana de Jesús para que conociera que estaba unida personalmente al Verbo. La posición que hoy día más se sigue es la de Parente; quien afirma que como Cristo tenía la visión beatífica, a través de ella tenía una conciencia directa y subjetiva  de su propia identidad divina.

Así pues, admitimos, teológicamente hablando, que en Cristo hay un solo “yo” psicológico, el cual accede tanto a las obras que realiza como Dios, como a las que realiza como hombre. Diríamos que Cristo es humanamente consciente de su propia filiación divina.

En los Evangelios, siempre que Cristo usa el término “Yo” o “Mí”, hay una clara alusión a su Persona divina. En ningún momento se ve en los Evangelios una dicotomía entre un “yo humano” y un “Yo divino”:

Jn 8:58: “En verdad, en verdad os digo: Antes que Abraham naciese, era Yo”.

Jn 9:9: “Unos decían que era él; otros decían: No, pero se le parece. Él decía: Soy yo”.

Mt 14:27: “La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da os la doy yo”.

Jn 8:12: “Yo soy la luz del mundo”.

Mc 6:50: “Él les habló enseguida y les dijo: Animo, soy yo, no temáis”.

Jn 10:11: “Yo soy el buen pastor”.

Jn 11:25: “Yo soy la Resurrección y la vida”.

Jn 14:6: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Mt 5: 21-44: “Se dijo…, pero Yo os digo”.


A través de estos textos y muchos otros, se atestigua una conciencia habitual de su “Yo” divino que se afirma en una conciencia humana y en un lenguaje humano. Es el “Yo” divino de un hombre que vive una vida realmente humana.

En ningún momento de los Evangelios se ve un desdoblamiento del “Yo” de Cristo. Lo que sí se puede decir es que en ciertos casos el acento de ese “Yo” recae sobre el carácter divino del “Yo” y en otras ocasiones, sobre el carácter humano del mismo; por ejemplo, cuando estando en la cruz dice: “Tengo sed” (Jn 19:29).

Concluyendo pues diremos lo siguiente: El dogma de la unión hipostática de las dos naturalezas en Cristo se ha de entender como una unión de naturalezas sin confusión ni mezcla de las mismas. No aceptar la unión de este modo, supone caer en la herejía monofisita, en sentido puro o en sus diferentes modalidades. Es por ello, que en Cristo existen dos voluntades y dos operaciones perfectas y completas como tales, divina y humana.

Sin embargo hay que subrayar también la perfecta unión, sin división ni separación, que se produce entre ambas naturalezas por el hecho de que en Cristo solo haya una única Persona que las sustente, la divina del Verbo. Negar esto, supondría caer en la herejía nestoriana en sentido estricto, o en cualquiera de sus derivados.

Acabada esta parte que hace referencia a Cristo en sí mismo, pasaremos a partir del próximo artículo a hablar del papel Mediador de Cristo, de Cristo como Rey y Pastor, de Cristo como Profeta y Maestro y de Cristo como Sumo Sacerdote. Y culminaremos nuestro mini tratado de Cristología hablando de la Redención de Cristo.

Padre Lucas Prados


[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[1] L. Ott, Manual de Teología Dogmática, Ed. Herder, Barcelona, 2009, pág. 221: “Jesucristo invocó repetidas veces el testimonio de sus obras considerándolas como motivo de credibilidad; 10:25: `Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí’; cf. 5:36; 10:37ss; 14:11; 15:24”.

[2] Véase también Tit 2:13; Heb 1:8.

[3] Didajé, 16, 4.

[4] San Clemente Romano, Epistola ad Corintios 16, 2.

[5] San Ignacio de Antioquía, Carta a los Efesios.

[6] San Justino, Apología, 1, 63

[7] San Ireneo, Adversus Haereses, I, 10, 1.

[8] Orígenes, De Principiis, I, praefacium, 4.

[9] Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, q. 43, a. 4.

[10] Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, q. 46, a. 12.

[11] Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, q. 53, a. 4.

[12] Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, q. 57, a. 2.

[13] Adagio clásico: “Actionem sunt suppositurom” = Los actos se atribuyen a las personas, no a las naturalezas.

[14] Gal 4:4: “…envió Dios a su Hijo, nacido de mujer…”

[15] San Gregorio de Nisa, Adversus Apollinarium, 55.

[16] San Cirilo de Alejandría, Homilía Pascual, XVIII, 3.

Fuente adelantelafe

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email