miércoles, 9 de octubre de 2019

El cardenal Gerhard Müller afirmó que la prohibición de la Iglesia a las mujeres diaconisas y sacerdotisas es un dogma infalible de la Fe.


EL CARDENAL GERHARD MULLER AFIRMÓ QUE LA PROHIBICIÓN DE LA IGLESIA A LAS MUJERES DIACONISAS Y SACERDOTISAS ES UN DOGMA INFALIBLE DE LA FE.

“Estos mismos ‘falsos hermanos’ – que ahora desean convertir la lealtad eclesial de cada católico hacia el Papa en una sumisión incondicional bajo este hombre y en un sacrificio intelectual sin sentido – pertenecían a los enemigos más despiadados del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI”, señaló Müller.

La declaración de Müller se produce inmediatamente después de una afirmación del Obispo Austro-Brasileño Erwin Kräutler – autor principal del ‘Instrumentum Laboris’ herético del Sínodo del Amazonas y organizador del Sínodo, de que la enseñanza se puede cambiar.
Por Stephen
CIUDAD DEL VATICANO – El ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe reitera la enseñanza católica sobre el sacerdocio sólo para hombres.

En una declaración escrita para LifeSiteNews el jueves, el cardenal Gerhard Müller afirmó que la prohibición de la Iglesia a las mujeres diaconisas y sacerdotisas es un dogma infalible de la Fe.

“La exigencia de que el Sínodo del Amazonas dictamine que el sacramento de la orden sacerdotal – en su primer grado, el diaconado – puede administrarse también válidamente a las mujeres, contiene varios errores”, señaló Müller.

“El primer error consiste en la opinión de que el Magisterio está por encima de La Revelación y que un sínodo de obispos (con un carácter meramente consultivo), un concilio ecuménico o sólo el Papa podría alterar la sustancia de los sacramentos”, explicó.

“El segundo error radica en la opinión de que el sacramento de las Órdenes Sagradas realmente consisten en tres sacramentos”, continuó Müller, “de modo que se tendría que decidir si la declaración [del Papa Juan Pablo II] Ordinatio Sacerdotalis (1994) se aplica simplemente a la ordenación al grado del obispo, o del presbítero (el sacerdote), o del diácono”.

“El tercer error consiste en engañar a un público teológicamente desinformado al presentar la tesis de que la decisión definitiva del Papa Juan Pablo II”, señaló el cardenal, “de que la Iglesia no tiene autoridad alguna para conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres y que esto debe ser sostenido definitivamente por todos los fieles de la Iglesia, como que no es un dogma”.

El cardenal Müller refutó los tres errores, declarando:

Es cierto, sin duda alguna esta decisión definitiva del Papa Juan Pablo II es de hecho un dogma de la Fe de la Iglesia Católica y que, por supuesto, este fue el caso ya antes de que este Papa definiera esta verdad como figura de la Revelación en el año 1994. La imposibilidad de que una mujer reciba válidamente el Sacramento del Orden Sagrado en cada uno de los tres grados es una verdad contenida en La Revelación y, por lo tanto, es confirmada infaliblemente por el Magisterio de la Iglesia y presentada como creíble.

“En lo que se refiere a un dogma, uno tiene que diferenciar entre el lado sustantivo y el formal”, explicó Müller. “La verdad revelada que se expresa en ella… por lo tanto, no depende de la forma externa de la definición”.

“Las declaraciones esenciales del Credo, por ejemplo, no se han definido de una manera formal”, señaló, “sino que se han definido en su sustancia y de una manera exquisita, y la Iglesia las presenta como declaraciones que hay que creer por el bien de la salvación”.

“Si el Sínodo del Amazonas ha de convertirse en una bendición para toda la Iglesia y para fortalecer su unidad en la verdad, en lugar de debilitarla, el pensamiento en la línea de los partidos y las ideologías debe detenerse.” (tweet)

La declaración de Müller se produce inmediatamente después de una afirmación del Obispo Austro-Brasileño Erwin Kräutler – autor principal del Instrumentum Laboris herético del Sínodo del Amazonas, o documento de trabajo – de que la enseñanza del Papa Juan Pablo II sobre la invalidez de las ordenaciones femeninas no es un dogma infalible.

“Sé que no es fácil oponerse a la exclusión de las mujeres del sacerdocio ordenado, ya que el Papa Juan Pablo II lo consolidó en su documento apostólico de 1994 Ordinatio Sacerdotalis”, dijo Kräutler a los medios alemanes a fines del mes pasado. “Pero, incluso si el Papa explicó en ese momento que ‘todos los fieles de la Iglesia definitivamente deben sostener esta decisión’, no es un dogma”.

Al comentar sobre la perspectiva de los eclesiásticos como Kräutler, Müller observó:

Algunas personas ahora sugieren que la doctrina de que solo un hombre bautizado (que cumple las condiciones previas objetivas y subjetivas necesarias) puede recibir válidamente el Sacramento de la Orden Sacerdotal debe ser relativizada, es decir, como una opinión privada e intermitente de Juan Pablo II, porque algunos teólogos u obispos son de la opinión subjetiva de que esta doctrina no es un dogma.

“Según la tesis del Modernismo, condenada por el Magisterio… un dogma de la fe católica no es la visión definitiva e irreversible de la Iglesia de que una verdad está contenida en La Revelación”, continuó, “sino que es, más bien, una expresión de la opinión dominante que ha ganado, con la ayuda de estrategias periodísticas, la autoridad del Papa reinante”.

“La Palabra de Dios en las Escrituras y en la Tradición, y el hecho de que el Magisterio está vinculado, en sustancia, a la Revelación única e incomparable en Jesucristo, la Palabra encarnada de la Fe, está siendo reemplazada por una lealtad eclesial-política en línea con el Papa actual”, advirtió el cardenal, “pero solo bajo la condición de que él esté de acuerdo con la propia opinión de ellos”.

“Estos mismos ‘falsos hermanos’ – que ahora desean convertir la lealtad eclesial de cada católico hacia el Papa en una sumisión incondicional bajo este hombre y en un sacrificio intelectual sin sentido – pertenecían a los enemigos más despiadados del Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI”, señaló Müller.

“Además, este mismo campo ideológico ahora se presenta en sus conocidas revistas, sitios web y los llamados libros de no ficción como defensores del Papa reformador, sin darse cuenta de que socavan, con su politización de la autoridad papal, la fundación teológica del Oficio Petrino”, escribió.

“Los católicos ya no deben creer en Dios, sino en el Papa, a quien los principales ideólogos dentro y fuera de la Iglesia presentan como ‘su Papa’”, agregó. “Estos ideólogos, ellos mismos condenan, en un choque impactante de manía religiosa, a todos los católicos, obispos fieles y sacerdotes de mente clara, como enemigos de ‘su Papa’”.

Müller concluyó:

“Si el Sínodo del Amazonas ha de convertirse en una bendición para toda la Iglesia y para fortalecer su unidad en la verdad, en lugar de debilitarla, el pensamiento en la línea de los partidos y las ideologías debe detenerse.”

Fuente wordpress

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad.

https://www.facebook.com/catholicmagazine.net/

CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA

GRACIAS MIL

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser, usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATHOLIC MAGAZINE.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DONACIONES

BÚSQUEDA POR TEMA

Notas recomendadas