domingo, 7 de abril de 2019

Evangelio del día 7 de abril de 2019


EVANGELIO DEL DÍA DOMINGO 7 DE ABRIL DE 2019 

Morado V Domingo de Cuaresma MR, p. 228 (247) / Lecc I, p. 305 de San Juan Bautista de [Se omite la memoria de San Juan Bautista de La Salle presbítero.] 

Otros santos: Pedro Nguyen Van Luu, presbítero y mártir; Jorge de Mitilene, obispo. 

TAMPOCO YO TE CONDENO
Is 43, 16-21; Flp 3, 7-14; Jn 8, 1-11 

Si conjuntamos el fragmento del profeta Isaías con el cuarto Evangelio podemos encontrar una clave de lectura para una mejor interpretación de ambos pasajes. En primer lugar, el Señor anuncia que realizará algo nuevo, que no será la simple repetición de las proezas antiguas cumplidas en Egipto. Ahora Dios animará a los israelitas a proclamar y vivir su fe en la adversidad: ya no tendrán independencia política, ni reyes victoriosos. No obstante, tendrán que vivir conforme a la voluntad de Dios, aunque estén sometidos a las burlas y la presión de los pueblos vecinos. En el relato del Evangelio también aparece la novedad: el Señor Jesús regala, sin condiciones, el perdón a la mujer adúltera. Con esta actitud rebasa el estrecho camino de la justa retribución, tan querida a los viejos que acusaban a la mujer y establece el camino de la misericordia y la responsabilidad ("no vuelvas a pecar").
En este domingo se celebra el tercer escrutinio preparatorio para el Bautismo de los catecúmenos que van a ser admitidos a los sacramentos de la Iniciación Cristiana en la Vigilia Pascual. Se emplean las oraciones e intercesiones propias. que aparecen en las pp. 987-988 (979-980). 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 42, 1-2 

Señor, hazme justicia. Defiende mi causa contra gente sin piedad, sálvame del hombre injusto y malvado, tú que eres mi Dios y mi defensa. 

No se dice Gloria. 

ORACIÓN COLECTA 

Te rogamos, Señor Dios nuestro, que, con tu auxilio, avancemos animosamente hacia aquel grado de amor con el que tu Hijo, por la salvación del mundo, se entregó a la muerte. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo yes Dios por los siglos de los siglos. 

LITURGIA DE LA PALABRA 

PRIMERA LECTURA 

Yo realizaré algo nuevo y daré de beber a mi pueblo. 

Del libro de1profeta Isaías: 43, 16-21 

Esto dice el Señor, que abrió un camino en el mar y un sendero en las aguas impetuosas, el que hizo salir a la batalla a un formidable ejército de carros y caballos, que cayeron y no se levantaron, y se apagaron como una mecha que se extingue:
"No recuerden lo pasado ni piensen en lo antiguo; yo voy a realizar algo nuevo. Ya está brotando. ¿No lo notan? Voy a abrir caminos en el desierto y haré que corran los ríos en la tierra árida. Me darán gloria las bestias salvajes, los chacales y las avestruces, porque haré correr agua en el desierto, y ríos en el yermo, para apagar la sed de mi pueblo escogido. Entonces el pueblo que me he formado proclamará mis alabanzas". Palabra de Dios Te alabamos, Señor. 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 125, 1-2ab. 2cd-3. 4-5. 6
R/. Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor. 

Cuando el Señor nos hizo volver del cautiverio, creíamos soñar; entonces no cesaba de reír nuestra boca, ni se cansaba entonces la lengua de cantar. R/.
Aun los mismos paganos con asombro decían: "¡Grandes cosas ha hecho por ellos el Señor!". Y estábamos alegres, pues ha hecho grandes cosas por su pueblo el Señor. R/.
Como cambian los ríos la suerte del desierto, cambia también ahora nuestra suerte, Señor, y entre gritos de júbilo cosecharán aquellos que siembran con dolor. R/.
Al ir, iban llorando, cargando la semilla; al regresar, cantando vendrán con sus gavillas. R/. 

SEGUNDA LECTURA 

Todo lo considero como basura. con tal de asemejarme a Cristo en su muerte. 

De la carta del apóstol san Pablo a los filipenses: 3, 7-14 

Hermanos: Todo lo que era valioso para mí, lo consideré sin valor a causa de Cristo. Más aún pienso que nada vale la pena en comparación con el bien supremo, que consiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuyo amor he renunciado a todo, y todo lo considero como basura, con tal de ganar a Cristo y de estar unido a él, no porque haya obtenido la justificación que proviene de la ley, sino la que procede dela fe en Cristo Jesús, con la que Dios hace justos a los que creen.
Y todo esto, para conocer a Cristo, experimentarla fuerza de su resurrección, compartir sus sufrimientos y asemejarme a él en su muerte, con la esperanza de resucitar con él de entre los muertos.
No quiero decir que haya logrado ya ese ideal o que sea ya perfecto, pero me esfuerzo en conquistarlo, porque Cristo Jesús me ha conquistado. No, hermanos, considero que todavía no lo he logrado. Pero eso sí, olvido lo que he dejado atrás, y me lanzo hacia adelante, en busca de la meta y del trofeo al que Dios, por medio de Cristo Jesús, nos llama desde el cielo. Palabra de Dios Te alabamos, Señor. 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO JI 2, 12-13 
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. 

Todavía es tiempo, dice el Señor, conviértanse a mí de todo corazón, porque soy compasivo y misericordioso. R/. 

EVANGELIO 

Aquel de ustedes que no tenga pecado. que le tire la primen; piedra. 

Del santo Evangelio según san Juan: 8, 1-11 

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos y al amanecer se presentó de nuevo en el templo, donde la multitud se le acercaba; y él, sentado entre ellos, les enseñaba.
Entonces los escribas y fariseos le llevaron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola frente a él, le dijeron: "Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos manda en la ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú que dices?".
Le preguntaban esto para ponerle una trampa y poder acusarlo. Pero Jesús se agachó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como insistían en su pregunta, se incorporó y les dijo: "Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra". Se volvió a agachar y siguió escribiendo en el suelo.
Al oír aquellas palabras, los acusadores comenzaron a escabullirse uno tras otro, empezando por los más viejos, hasta que dejaron solos a Jesús y a la mujer, que estaba de pie, junto a él.
Entonces Jesús se enderezó y le preguntó: "Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Nadie te ha condenado?". Ella le contestó: "Nadie, Señor". Y Jesús le dijo: "Tampoco yo te condeno. Vete y ya no vuelvas a pecar". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. 

Credo 

PLEGARIA UNIVERSAL 

Oremos, amados hermanos, y pidamos la misericordia del Señor para que, compadecido de su pueblo penitente, escuche nuestras plegarias: (R/. Escúchanos, Señor.)
Para que el Redentor del mundo, que se entregó a la muerte para vivificar a su pueblo, libere a la Iglesia de todo mal, roguemos al Señor.
Para que el Redentor del mundo, que oró en la cruz por quienes lo crucificaban, interceda ante el Padre por los pecadores, roguemos al Señor.
Para que el Redentor de mundo, que experimentó en la cruz el sufrimiento y la angustia, se compadezca de los que sufren, les dé fortaleza y paciencia y ponga fin a sus dolores, roguemos al Señor.
Para que el Redentor del mundo a nosotros, sus siervos, que en estos días nos disponemos a recordar con veneración su cruz, nos reconforte con la fuerza de su resurrección, roguemos al Señor.
Dios de bondad, que quieres renovar en Cristo el universo entero, contempla nuestra miseria y, puesto que enviaste a tu Hijo al mundo no para condenarlo, sino para salvarlo, escucha nuestras oraciones, perdona nuestras culpas y haz que renazca en nuestros corazones la alegría de una vida nueva y exultante. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Escúchanos, Dios todopoderoso, y concede a tus siervos, en quienes infundiste la sabiduría de la fe cristiana, quedar purificados, por la eficacia de este sacrificio. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

Prefacio I-V de Cuaresma pp. 497-501 (493-497). 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 8, 10-11 

¿Nadie te ha condenado, mujer? Nadie, Señor. Yo tampoco te condeno. Ya no vuelvas a pecar. 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Te rogamos, Dios todopoderoso, que podamos contarnos siempre entre los miembros de aquel cuyo Cuerpo y Sangre acabamos de comulgar. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. 

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO 

Bendice, Señor, a tu pueblo, que espera los dones de tu misericordia, y concédele recibir de tu mano generosa lo que tú mismo lo mueves a pedir. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- Predicar la misericordia divina sin mover un dedo para vivir esa misma misericordia con las personas que sostienen posturas ideológicas distintas a nosotros, es una tomadura de pelo. Creer en el Dios compasivo y misericordioso, que nos revela el Señor Jesús en este Evangelio no es algo muy demandante. Otra cosa muy diferente, es dialogar, interactuar e incluir en nuestro diario vivir a aquellas personas que ni de lejos piensan como nosotros. En esta sociedad polarizada donde abundan los líderes populistas, expertos en confrontar al "nosotros" del pueblo bueno que dicen representar, con todos los demás, a quien llaman "ellos", es decir, con todos los que no acatan los planteamientos simplistas del populismo; resultaría contrario al espíritu evangélico de la misericordia y la compasión y contrario también al más fundamental espíritu democrático. 

Visítanos en Facebook y conoce todas las noticias del mundo Católico de actualidad. 


CATHOLIC MAGAZINE depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo nuestra fe Católica, la cultura de la vida, la familia y la libertad de fe. AGRADECEMOS SU DONATIVO, DIOS LE BENDIGA 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

BÚSQUEDA POR TEMA

DONACIONES

Notas recomendadas

Síguenos por email/Follow by Email